La apuesta de Toyota con la nueva Rav4 eleva el estándar

Con más equipamiento y mejor calidad percibida, además de una línea más agresiva, la quinta generación del SUV más vendido en Chile y Estados Unidos vive un importante upgrade.

Por Pablo Vargas Zec

Hace un cuarto de siglo, cuando Toyota construyó su primer todoterreno de vocación urbana no esperaba que, con los años, el modelo se convirtiera en el más vendido del segmento, tanto en Chile como en Estados Unidos y en otros importantes mercados. Por eso, la quinta generación del Recreational Activity Vehicle 4WD, el popular Rav4, se esperaba con ansiedad.

El renovado Rav4 llega con importantes novedades. A priori, la estética ya habla de un cambio de concepto. En vez de seguir apostando por líneas muy sobrias, neutras y hasta sosas, la marca japonesa sorprende con un diseño que es vistoso y jugado, con más espíritu aventurero que citadino.

Más allá del consenso (o disenso) que genera la nueva propuesta arquitectónica, esta quinta generación del Rav4 señala una importante evolución en todos los aspectos de este SUV.

El Toyota Rav4 2019 se lanza en Chile con siete versiones, con precios que van desde los 14.990.000 a los 26.690.000 pesos, a los que se les puede rebajar un millón de pesos gracias a un bono de financiamiento. Tan pronto concluyan el proceso de homologación se sumarán tres versiones híbridas adicionales, con precios por definir, pero que estarán entre los 26 y 29 millones de pesos.

Para este nuevo Rav4, el fabricante uliza la Toyota New Global Arquitecture (TNGA), su nueva plataforma modular, ya usada para los nuevos Prius, Camry y Corolla.. Con ello, el SUV mejora en varios aspectos, que tienen directa incidencia en un mejor manejo, como la rigidez, que mejora en un 57 por ciento, manteniendo el peso en torno a los 1.750 kilos en seco, pese al incremento en el tamaño y en tecnología.

Este Rav4 mide 4,6 metros de largo, medio centímetros menos que su antecesor, pero la distancia entre ejes creció tres centímetros, mejorando la habitabilidad, el espacio de la segunda corrieda de asientos y expandiendo también el espacio de carga, que ahora es de 580 litros, uno de los más grandes del segmento, pero que además cuenta con doble fondo.

La altura total se mantiene intacta en 1,66 metros, pero Toyota indica que el despeje se incrementó hasta los 19 centímetros (+1,5 cms.).

Respecto del ancho, el nuevo Rav4 crece hasta los 1,86 metros (un centímetro más que antes), pero la distancia entre ruedas aumenta más que eso, 4 cms., logrando mejor estabilidad de marcha.

Otras ventajas de la nueva plataforma es la incorporación de una suspensión trasera multilink más sofisticada que la anterior, que permite darle un ajuste capaz de soportar malos terrenos y, a la par, mantener el confort sobre el asfalto.

En términos estéticos, en resumen, Toyoya intenta darle a este SUV un toque mucho más off road, más de familiar del 4Runner, pero que genera identidad propia gracias al uso del octágono como elemento que se repite en varios elementos de diseño.

El modelo se ofrecerá con tres aspectos exteriores: el Core, disponible para las seis versiones de 2 y 2,5 litros, de entrada; el Hybrid, para las tres variantes híbridas (logo en color azul y llantas distintivas son la principal diferencia); y el Adventure, versión tope de gama, que se ve mucho más todoterreno, con máscara negra, parachoques y pasos de rueda más anchos, protecciones plateadas bajas, nuevos neblineros y llantas oscurecidas, entre otros.

Llantas de 17 a 19 pulgadas, spoiler trasero, molduras plásticas en las partes bajas, focos y neblineros LED y rieles en el techo (salvo en la versión de entrada) completan los paquetes.

El mencionado octágono se muestra en el habitáculo, que destaca por un tablero simétrico dominado por la pantalla central, de 7 u 8 pulgadas.

La calidad percibida también mejora notablemente.

En el Rav4, hay cuero con pespuntes, piano black y polímeros gomosos en las zonas altas, e incluso los plásticos de las partes bajas tienen un gran tacto.

También mejora la insonorización del habitáculo, con menos ruido de rodado y de viento, generando más comodidad en marcha, que se complementa con el gran espacio interior, que siempre fue un plus en este modelo respecto de su competencia, pero que ahora, incluso, se ve incrementado.

Llega con dos opciones de motor. Una de dos litros de cuatro cilindros, que entrega 170 hp y 203 Nm de par, esto es 27 caballos y 16 Nm más que en el de la misma cilindrada de la generación anterior. Este motor está asociado a cajas manual de seis marchas y CVT automática, con tracción delantera y total, y los niveles de equipamiento LE y XLE.

El 2,5 litros de cuatro cilindros también es más potente, desde los 178 hasta los 204 hp, mientras que el torque pasó de 233 a 243 Nm. Tiene una nueva caja automática de ocho velocidades, y con tracción delantera o total.

El Hybrid, en tanto, utiliza como base el bloque de 2,5 litros, pero está asistido por un motor eléctrico para una entrega de 221 Nm de par y 215 hp. En la versión AWD se suma un segundo motor, que mueve el eje posterior y eleva la potencia a 219 hp.

Este sistema estará asociado, exclusivamente, a la caja CVT, con rendimientos de 21 km/litro, lo que permite ofrecer una autonomía de más de mil kilómetros con un estanque.

Respecto de los sistemas de tracción, hay tres opciones disponibles, dependiendo de la versión. Todos son automáticos y actúan según requerimiento, enviando el par al eje trasero cuando se requiere.

La opción del modelo Adventure incluye un sistema de torque dinámico, capaz de repartir el par del eje posterior entre las ruedas para mejorar la dinámica.

La de los modelos híbridos funciona a través del par que entrega el segundo motor eléctrico, sin conexión con la tracción delantera.

Todos incluyen un nuevo control de modos de maneje preconfigurados denominado Multi-Terrain Select, que ofrece modos nieve, barro, arena y rocas para unas más que dignas capacidades off-road.

Respecto del equipamiento, podemos decir que el upgrade es notable de serie. En materia de seguridad, todas las RAV4 cuentan con siete airbags (frontales, laterales, de cortina y de rodilla para el conductor), frenos ABS con EBS, controles de tracción y estabilidad, monitor de presión de neumáticos, ayuda de salida en pendiente, anclajes Isofix y sensores delanteros y traseros con cámara.

Agrega a eso, de serie, volante multifunción forrado en cuero, dos puertos USB, freno de mano eléctrico, aire acondicionado, sistema de infoentrenimiento con pantalla y bluetooth, Apple CarPlay y Android Auto.

Dependiendo de la versión agrega cluster digital de 7 pulgadas, sunroof, climatizador bizona, tapiz de cuero, asientos eléctricos y calefaccionados, cargador de teléfonos inalámbrico, Smart key y el Toyota Safety Sense, que incluye las asistencias al cambio involuntario de carril, el aviso de colisión frontal con freno de emergencia, el control crucero adaptativo y el sistema de luces altas.

La Rav4 llega con diez versiones, incluyendo las híbridas. Y, luego de 25 años, llega mejor que nunca.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo