Mercedes-AMG 4 Door Coupé 63 S, para vivir acelerando

Tener un deportivo de cuatro puertas de altas prestaciones ya no es raro. Este alemán es un superdeportivo en formato sedán.

Por Pablo Vargas Zec

La línea AMG, la más extrema y deportiva de Mercedes-Benz, presenta en Chile al más reciente miembro de su selecta familia de alto rendimiento, con el arribo del nuevo 4 Door Coupé 63 S de la línea GT. Y aunque es un sedán de cuatro puertas, con los 639 hp y 900 Nm de par que esconde bajo el capó, apenas si demora 3,2 segundos en acelerar desde punto muerto a 100 kilómetros por hora.

Este modelo llega para mejorar la apuesta de Porsche con su Panamera más potente. Por so, el Mercedes-AMG GT Coupé de 4 puertas es un superdeportivo que combina impresionantes prestaciones de competición con la comodidad para la conducción diaria –e, incluso, familiar- de un elegante modelo de cuatro puertas

En las versiones GT 63 y GT 63 S, este modelo exhibe un motor V8 biturbo de 4,0 litros de 470 kW (639 hp). Esta motorización cuenta con un torque de 900 Nm de par máximo.

De construcción compacta y respuesta espontánea, este automóvil tiene una gran capacidad de aceleración desde bajo rango de revoluciones, gracias a la disposición de los turbocompresores en la V interior de las bancadas de cilindros. Este deportivo de fabricación artesanal respeta el principio “One Man, One Engine” de Affalterbach, centro de fabricación y operaciones de Mercedes-AMG, en el que un mecánico es el encargado de hacer todo el trabajo de armar la unidad de potencia, y cuyo nombre queda en una placa que lleva cada propulsor.

La transmisión está a cargo del cambio automático de 9 velocidades AMG Speedshift, que combina una experiencia de manejo altamente confortable con la deportividad con pasos de marchas extremadamente ágiles. El embrague húmedo para el arranque disminuye el peso y optimiza la respuesta.

Gracias a una combinación inteligente de materiales con elevado porcentaje de aluminio y de fibra de carbono para asegurar un peso reducido y máxima rigidez estructural, el GT 4 de cuatro puertas coupé ofrece la mejor seguridad viable en colisiones. Cuenta con un sistema activo de regulación del aire de ventilación Airpanel (lamas verticales móviles en el faldón delantero) y alerón trasero extensible (según configuración), con varias posiciones de ajuste para mejorar el balance aerodinámico y las prestaciones.

El modelo AMG GT Coupé de cuatro puertas se equipa con la tracción integral AMG Performance 4Matic+, capaz de convertir la elevada potencia de los motores en cotas excelentes de tracción y dinamismo en cualquier situación.

El acoplamiento con regulación electromecánica de la tracción integral AMG Performance 4Matic+ conecta de forma variable el eje trasero, propulsado en todo momento, con el eje delantero. La distribución ideal del par motor se calcula de forma permanente en función de la situación de conducción y de las preferencias del conductor. La transición entre la tracción trasera y la tracción integral y viceversa, se realiza de forma progresiva, pues el control inteligente está integrado en la arquitectura completa de sistemas del vehículo. Además del agarre al piso y el dinamismo transversal. La tracción integral mejora también el dinamismo longitudinal y permite una aceleración más briosa.

El tren de rodaje específico de AMG es otro de los artífices de la elevada agilidad y el dinamismo del AMG GT de cuatro puertas en circuitos de competición. Por su parte, el sistema de frenos de alto rendimiento con discos de material compuesto convence con distancias de frenado cortas, una respuesta precisa y alta resistencia, incluso bajo esfuerzos extremos.

Los programas de conducción AMG Dynamic Select ofrece cinco modos: Baja Adherencia, Comfort, Sport, Sport+ e Individual, que permiten variar el dinamismo dentro de un amplio margen. Entre otros parámetros se modifican la respuesta al acelerador, los cambios de relación, el tren de rodaje y la dirección. El AMG GT 63 S cuenta además con el programa adicional Race, incluyendo la opción Drift Mode, para optimizar las prestaciones en pistas de competición cerradas al público (disponible como equipo opcional también para los demás modelos AMG GT).

Respecto al habitáculo del AMG GT Coupé de cuatro puertas, definitivamente impresiona con su estética deportiva y una generosa sensación de espaciosidad. Representa una simbiosis perfecta de prestaciones y exclusividad, y apunta al futuro con las innovadoras teclas visualizadoras en la consola central. En la parte trasera del coupé de cuatro puertas pueden tomar asiento con comodidad dos o tres pasajeros, pensado para ser también un auto de usabilidad diaria en caso de que una familia quisiera convertirlo en el modelo para un paseo de fin de semana. Diversos paquetes de diseño y equipamiento brindan numerosas posibilidades de personalización.

El coupé de cuatro puertas hace gala de su pertenencia a la familia AMG GT, asumiendo sus musculosas proporciones con un desarrollo altamente expresivo. La vista frontal con capó largo y dos resaltes longitudinales transmite dinamismo y potencia. Las formas sensuales con superficies convexas confieren una absoluta elegancia, mientras que su silueta fluida con habitáculo bajo resalta su vasta orientación deportiva. Los faros Multibeam LED y los estrechos grupos ópticos traseros de diodos luminosos, incluyendo intermitentes secuenciales, subrayan la pertenencia del vehículo a la familia GT de Mercedes-AMG.

El Mercedes-AMG 4 Door Coupé 63 S llega a un precio de 220.000 dólares.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo