Los Mercedes-AMG Clase C se refresca

El C 63 y C 63 S viven una renovación, manteniendo las altas prestaciones que lo han convertido en un clásico.

Por Pablo Vargas Zec

Potentes motores V8, un dinamismo de conducción fabuloso y un equipamiento inspirado en el mundo del automovilismo, han impulsado históricamente los modelos top de gama de la Clase C de Mercedes-AMG, que lo han situado a la cabeza de las listas de ventas mundiales.

El C 63 encarna a la perfección el corazón de la marca de automóviles deportivos y de altas prestaciones, ofreciendo ahora un dinamismo aún más acentuado y un equipamiento interior más moderno con posibilidades aún más amplias de personalización.

El Mercedes-AMG C 63 -en su versión S- cuenta con un motor V8 biturbo de 4,0 litros, con 510 hp y un torque de 700 Nm. En su exterior sobresale la pertenencia de los modelos de altas prestaciones de la familia Mercedes-AMG, destacando las lamas verticales en cromo de alto brillo. El faldón delantero en diseño A-Wing acentúa aún más el ancho del auto con la nueva forma del perfil transversal en las tomas de aire exteriores.

En la vista de perfil llaman la atención, aparte de los deportivos embellecedores laterales, las nuevas llantas de aleación AMG optimizadas desde el punto de vista aerodinámico. La especial configuración de los aros aerodinámicos en el exterior y la geometría de los radios perfeccionada en el túnel de viento mejoran el flujo del aire alrededor de las ruedas, favoreciendo una mayor eficiencia aerodinámica. Los responsables de desarrollo han logrado así la combinación perfecta de aerodinámica, peso y refrigeración de los frenos, clave de máximas prestaciones una mayor eficiencia.

La zaga es también expresión de potencia con sus dos embellecedores modificados en las salidas dobles de escape, completados con un nuevo difusor, de diseño más expresivo. En la versión S se añade una chapa de difusor adicional.

El habitáculo subraya el carácter dinámico del nuevo C 63 con numerosos detalles individuales. El equipamiento de serie consta de elementos clásicos deportivos con tapizados negros en símil de cuero y microfibra, combinados con elementos de adorno en efecto lacado brillante negro/aluminio claro con rectificado longitudinal.

En su interior destaca el panel táctil con controlador, los botones Touch Control integrados en el volante y la entrada de voz. El concepto de manejo del C 63 es tan versátil como flexible. Todas las opciones pretenden hacer las tareas de manejo lo más confortables y rápidas posible en función de la situación. No menos variables son las posibilidades de visualización de los datos en el cuadro de instrumentos opcional completamente digital de 31,2 cm (12,3 pulgadas) de diagonal situado ante el conductor. Con tres estilos de visualización específicos de AMG —Clásico, Deportivo o Supersport—, recrea de forma muy realista las diferentes funciones del vehículo.

Con el menú específico AMG el conductor puede consultar numerosas informaciones adicionales que hacen la experiencia de conducción aún más deportiva:

  • Warm-up: temperatura del aceite del motor y del cambio, presión de sobrealimentación (boost) .
  • Setup: estado actual de los sistemas propulsión, tren de rodaje, AMG Dynamics, sistema de escape, ESP®.
  • G-Force: indicación de las fuerzas de aceleración actuales en un sistema de coordenadas y memorización de las cifras máximas.
  • Racetimer: cronómetro manual para medir los tiempos por vuelta y representación en color de las vueltas más rápida y más lenta, así como velocidad media y recorrido realizado.
  • EngineData: par motor/potencia nominal en un diagrama de barras y presión de sobrealimentación en un indicador boost.

La velocidad y la marcha acoplada se muestran en formato digital. El modo manual del cambio se indica con una M amarilla y una recomendación para cambiar a una marcha superior al alcanzar el límite de revoluciones, al estilo de la Fórmula 1.

Además, el C 63 cuenta con el cambio AMG Speedshift MCT 9G, adaptado específicamente por los ingenieros de desarrollo de Mercedes-AMG para lograr una experiencia de conducción dinámica. Un embrague húmedo para el arranque sustituye al convertidor de par. De ese modo se ahorra peso y mejora la respuesta a las órdenes del conductor mediante el pedal acelerador, especialmente al acelerar con rapidez y en los cambios de carga.

La reducción directa múltiple permite recuperaciones rápidas, y la función de doble embrague brinda una experiencia de conducción aún más sugestiva en los programas de conducción Sport y Sport+. Las intervenciones definidas en el encendido agilizan todavía más los cambios de relación en comparación con los otros modos. En todos los programas de conducción el arranque se realiza en primera, a fin de garantizar una experiencia de conducción dinámica.

Con el pulsador situado en la consola central puede seleccionarse el modo Manual. Su estrategia de cambio se basa en el programa de conducción elegido; los cambios de marcha se efectúan a través de las levas del volante. Además, el cambio conserva la marcha seleccionada y no pasa automáticamente a una marcha más larga si el régimen del motor alcanza el valor máximo del limitador.

El tren de rodaje con suspensión mecánica AMG Ride Control con sistema de amortiguación ajustable de regulación electrónica ofrece a los ocupantes del C 63 dinamismo deportivo y el confort característico de la marca para viajes largos. La base para ello son el eje delantero de cuatro brazos y el eje trasero multibrazo. Las características cinemáticas y elastocinemáticas específicas de AMG con componentes de nuevo desarrollo se traducen en una elevada rigidez de la caída de las ruedas al trazar curvas a alta velocidad. La integración axial de los frenos en el eje delantero favorece un comportamiento de marcha ágil y preciso.

El sistema de amortiguación adaptativo regulable se incorpora de serie. Este sistema con regulación electrónica y funcionamiento completamente automático adapta de forma progresiva la amortiguación en cada rueda en función de la situación. De ese modo mejoran la seguridad de conducción y el confort de rodadura. La amortiguación se regula individualmente para cada rueda en función del estilo de conducción, las condiciones de la calzada y el reglaje elegido para el tren de rodaje. El punto de operación ideal se determina a partir de numerosas informaciones, como aceleración o velocidad de marcha.

El conductor selecciona los tres diagramas característicos de la amortiguación Confort, Sport y Sport+, mediante un interruptor en la consola central, ajustando así la sensación de conducción a sus preferencias particulares, desde altamente confortable hasta deportivamente rígido.

El Mercedes-AMG C 63 S cuenta con AMG Track Pace (opcional para el C 63), el ingeniero virtual de carreras para el registro de datos en circuitos cerrados, tecnología que ofrece al usuario funciones ampliadas y más precisas. Si está activada esta función, durante la conducción en un circuito de carreras se registran más de 80 datos específicos del vehículo (por ejemplo, velocidad, aceleración) diez veces por segundo. A ello hay que añadir los tiempos por vuelta y por sector, así como la diferencia en cada caso respecto al crono de referencia.

En seguridad, este modelo cuenta con airbag frontales y laterales para conductor y acompañante. Windowsbags en todas las ventanillas, airbag de rodilla para el conductor, sistema de alerta de cansancio Attention Assist, detector activo de cambio de carril, sistema de frenos Adaptative Brake, entre otras tecnologías.

Todos los modelos y versiones Mercedes-Benz, incluyendo los modelos Mercedes-AMG, cuentan con el respaldo y soporte de Kaufmann, con más de 30 sucursales distribuidas de Arica a Punta Arenas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo