La Ram 1000 llega a abrir un nuevo segmento entre las pick ups

La camioneta de segmento medio es pionera en atacar un nicho del mercado, ofreciendo un modelo con doble cabina y buena capacidad de carga, además de un look muy atractivo.

Por Pablo Vargas Zec

En un mercado tan dinámico como el automotor, los fabricantes se esmeran en producir modelos que ataquen nichos del mercado, segmentos específicos, donde encontrar clientes que puedan ver plenamente satisfechas sus necesidades con productos que tengan un toque único. Y eso ha logrado Ram con su nueva camioneta, la 1000, que llega a crear un nuevo espacio para los amantes de las pick ups.

Se trata de una camioneta compacta pero muy atractiva estéticamente, con buenos espacios interiores y una capacidad de carga improtante para el tamaño de esta pick up, que luce algunas soluciones de diseño que la hacen un producto inteligente, bien pensado y funcional.

Por ejemplo, el portalón trasero no se abate verticalmente, como es normal en las camionetas, sino que se abre de modo batiente, horizontalmente. Si bien pierde esos centímetros de longitud de eventual espacio al trasladar carga con esa puerta abierta, gana en comodidad a la hora de aproximarse al pick up para cargar o descargar. Parece una excelente solución para un vehículo pensado en un uso tan recreacional como de trabajo.

Y, como ese ejemplo, esta Ram 1000 tiene varios.

Esta camioneta mediana tiene 650 kilos de capacidad de carga en la caja trasera.

Presentada en Panamá a los mercados latinoamericanos –exceptuando Argentina y Brasil, donde se vende bajo marca Fiat y bautizada como Toro-, llega a Chile estará disponible en el país en dos versiones, que sólo varían en terminos de equipamiento, ya que ambas montan el motor e.TorQ, bencinero de 1,8 litros, 130 caballos y 170 Nm de par. Está asociado a una transmisión automática de seis marchas que entregan tracción al eje anterior.

Respecto del equipamiento, la Ram 1000 ofrece a sus cinco pasajeros, además de buenos espacios, un sistema de audio con pantalla táctil de cinco pulgadas, aunque se anticipa que en los próximos meses debería aumentar en un par de pulgadas. Equipa seis altavoces,conexión Bluetooth y USB, y GPS, aunque sin conexión a Apple CarPlay ni Android Auto. Tiene, también,puerto de carga USB posterior, cámara de retroceso con guías, volante recubierto en cuero con mandos incluidos y levas tras el volante. Por fuera, en tanto, destacan llantas de aleación de 16 pulgadas, luces diurnas y traseras LED, tapa de lona y cubre pick up, iluminación de la zona de carga y barras de techo. A eso, Mopar suma una serie de accesorios para no sólo mejorar el look, como algunas alternativas de pisaderas, sino también barras y parrillas para techo y pick up, incluyendo portabicicletas, por ejemplo.

En cuanto a seguridad, la Ram 1000, de serie, tiene frenos ABS con EBD, doble airbag, control crucero, control de estabilidad y asistente de partida en pendiente. En la segunda versión, la más equipada, la mayor diferencia son los las siete bolsas de aire y el tapiz de cuero.

Como ya está dicho, la Ram 1000 es hermana de la Fiat Toro. A diferencia de lo que ocurre en mercados vecinos donde ya circula hace un par de años, la camioneta que llega a Chile y al resto de Latinoamérica parte con una ventaja. Y es que en Argentina el modelo tuvo algunos problemas con una combinación específica del motor diésel y una transmisión específica. El fabricante asegura que el modelo ya resolvió ese problema.

Se anticipa que para las últimas semanas de este año o a principios del próximo debería sumarse una versión diésel con caja automática de 9 marchas y doble tracción.

Por ahora, la RAM 1000 bencinera automática aterriza con un precio que empieza en los 13.990.000 pesos más IVA, para la versión con tapiz de tela y dos airbags.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo