Tres años de éxitos de ventas del X7 Sport celebra Geely

El SUV acumula 650 mil unidades vendidas en el mundo.

Por Pablo Vargas Zec

Durante marzo, Geely conmemora el cumpleaños de su modelo más emblemático hasta ahora. El buque insignia de la marca, el SUV X7 Sport, bautizado en el mercado chino como Bo Yue, suma un nuevo récord de ventas, acumulando 650.000 unidades colocadas en los tres años que vida que acaba de celebrar.

Desde su lanzamiento, en 2016, este SUV ha evolucionado progresivamente, gracias a los comentarios de los consumidores, generando actualizaciones del producto. En la marca, dicen que es posible que aún no haya alcanzado su forma definitiva. De hecho, a principios de 2018, recibió un facelift, con sutiles cambios en su exterior, pero lo más importante es que estrenó la nueva interfaz Global Key User de Geely, conocida también como GKUI.

En el mercado internacional, se lanzó en Rusia a mediados de 2018 como Geely Atlas, proveniente de la nueva fábrica de la marca en Bielorrusia. Hacia finales de ese año, una de las recientes adquisiciones de Geely, Proton, lanzó su propia versión del X7 Sport, con cambios estéticos que reflejan la rica herencia y cultura del país. Conocido como Proton X70, el SUV es el primero en una larga línea de vehículos de Geely que ayudarán a revivir la marca malaya y la llevará más allá de sus propias fronteras.

El X7 Sport fue conceptualizado por Peter Horbury, el experimentado vicepresidente senior de Diseño de Geely, junto con su equipo en el Centro de Estilo de la marca en Shanghai. Su filosofía fue presentar hermosos vehículos, que transmitan orgullo a sus propietarios y revolucionar la forma en que se perciben los automóviles hechos en China.

Al enfocarse en el diseño de esta manera, los autos de Geely se están convirtiendo en los más vendidos en sus respectivos segmentos domésticos. En el caso del X7 Sport, el énfasis fue crear un vehículo que sea intrínsecamente resistente y audaz, pero con un aspecto elegante, que se adapte perfectamente a la personalidad de la marca.

Además, el auto tiene que coincidir con las expectativas de sus clientes objetivos. El X7 Sport debe adaptarse bien a este grupo de jóvenes profesionales que no solo están interesados en la estética y la calidad, sino también en uno de los aspectos más importantes del siglo XXI: la conectividad. Este debe representar una extensión de su personalidad inquebrantable y única, al tiempo que garantizar que estén conectados, seguros y protegidos.

Una vez que la filosofía de diseño se combina con las necesidades de su objetivo, la pieza restante que impulsa al equipo a lograr una excepcionalidad es el nombre. Bo Yue significa “Salto de excelencia”, en alusión a su capacidad para adelantarse a su competencia y empujar a Geely a la vanguardia del mercado de los SUV. En ese sentido, ha cumplido su mandato.

Con el objetivo de simplificar y garantizar que se aplique un tema de diseño coherente a todos los modelos de la marca, Geely Design decidió durante su etapa de inicio que todos los automóviles futuros se basarán en la familia de gatos y el Bo Yue o X7 Sport no es una excepción. Su superficie fue esculpida con las mismas líneas dinámicas, inspiradas por el poder muscular de un leopardo en movimiento y su gracia mientras está en reposo.

Como suele decir Peter Horbury, Geely diseña sus autos con una perspectiva global, pero con leves indicios de elementos culturales chinos. “Lo que no implica necesariamente que una pagoda tenga que estar en el techo”, añade en tono de broma. Estos elementos le dan a cada automóvil un sentido de orgullo nacional y permiten a los diseñadores explorar la rica herencia de arte, historia y cultura de China, ayudándolos a definir aún más el aspecto y la apariencia del vehículo. Para el X7 Sport o Bo Yue, el clásico puente chino se incorporó en el diseño del tablero de instrumentos, barriendo el interior y arqueando los orificios de ventilación centrales. El panel central de información y entretenimiento, por otra parte, está inspirado en gran medida en los campos de terrazas al suroeste de China. Además, las palancas de sujeción centrales parecen estar dibujados suavemente por un pincel de caligrafía china.

Cuando el SUV se lanzó en Malasia, el equipo de Proton Design asumió la tarea de “localizarlo”. Por lo mismo, el Proton X70 tiene una nueva parrilla, cambiando el “cosmos en expansión” de Geely por una forma inspirada en un arco, una de las armas utilizadas por las tribus indígenas del este de Malasia. El inserto en la rejilla también recibió un toque local único con el “tejido infinito”, un patrón entrelazado que a menudo se puede ver en la artesanía de Malasia como el batik y las tallas de madera. Este patrón luego se aplica en el interior, específicamente en las rejillas de los altavoces, reemplazando los campos en terrazas del suroeste de China como se mencionó anteriormente.

A pesar de ser concebido y vendido principalmente en China, el X7 Sport, sin duda, tiene aspiraciones globales. Durante su épica gira de resistencia en 2018, el SUV fue conducido por aproximadamente 18.000 kilómetros desde su fábrica en Baoji, China, hasta su destino final en el Reino Unido, pasando por Rusia, Alemania y Francia. A comienzos de 2019 también fue el auto de apoyo para el equipo Geely en el Rally Dakar, cruzando los difíciles y traicioneros terrenos de Sudamérica.

El X7 Sport evidentemente ha llegado lejos desde su nacimiento. Otros modelos pueden beneficiarse de un simple cambio de cara o un cambio menor, pero el X7 Sport se ha mejorado y adaptado constantemente para adaptarse a las preferencias siempre cambiantes de una nueva generación de consumidores y para ingresar a nuevos territorios.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo