Las herramientas tecnológicas que han puesto a Infiniti en la vanguardia

La marca de lujo ha aplicado diferentes elementos en sus autos y se ha puesto como pionero en esta área.

Por José Contreras

Desde su creación en 1989 como la rama de lujo de Nissan, Infiniti se ha encargado de buscar diferentes formas de destacar en un segmento de alta competencia. Por eso, ha enarbolado la bandera de la tecnología como una de sus puntas de lanza, con la que ha estado en la vanguardia de la industria.

Usando su distintivo enfoque “Human-Centric” en sus modelos y en la experiencia del usuario, el trabajo de sus autos ha estado marcado por la creación de diseños audaces fuera de lo común y su constante búsqueda en entregar tecnología de primer nivel para un manejo día a día.

Esto partió con la creación de la marca, cuando incluyó la suspensión hidráulica activa en el Q45 sedán, entregando gran estabilidad, reducción del balanceo de la carrocería y mayor control en cada rueda, lo que dio como resultado un mejor agarre del vehículo al terreno, aumentando así la seguridad en la conducción.

En 1995, se presentó el Motor VQ, cuya gran novedad estaba en la reducción de la fricción, que creaba un motor más ligero, durable y con gran capacidad de respuesta. Fue tal su éxito que fue, durante 14 años seguidos, premiado como el mejor motor del mundo.

Para el 2002, Infiniti añadió la Cámara de Reversa con Asistencia para mantener el Carril, una tecnología que vemos hasta nuestros días y que ha evolucionado hasta llegar a implementar la cámara de visión periférica 360º, presente en gran parte de las versiones de los modelos.

Las tecnologías de asistencia dieron otro salto en 2013, cuando presentaron en el Q50 sedán la Dirección Asistida Electrónica (DAS), la cual provee una conducción mucho más estable al ser capaz de realizar electrónicamente 1.000 movimientos por segundo para contrarrestar las irregularidades del camino.

Tres años después, llegó otro motor, el VC-Turbo, primer bloque de compresión variable del mundo para autos de producción y que tomó 20 años de desarrollo. El primero se aplicó en el modelo QX50.

Lo más reciente fue 2018, cuando llegó la tecnología Pro-Pilot, la cual ya da pasos hacia la conducción semiautónoma operando mediante sensores, radares y cámaras que monitorean automáticamente la distancia, velocidad de los vehículos de enfrente, los carriles del camino y maniobras de frenado total, así como también la aceleración en situaciones de tráfico.

Credenciales que han puesto a Infiniti en un sitial privilegiado en cuanto a la tecnología automotriz se refiere.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo