Porsche pavimenta su ingreso a la electromovilidad

A poco del estreno mundial del Taycan, su primer deportivo cero emisiones, la marca realiza en Chile un conservatorio destinado a acercar a sus clientes al tema.

Por Pablo Vargas Zec

Porsche está a punto de hacer el estreno mundial del Taycan, su primer auto cien por ciento eléctrico. Además, la marca de Stuttgart hace algunos años que ofrece versiones híbridas de su SUV Cayenne y del sedán Panamera. Pero, ante la inminente llegada de su primer deportivo cero emisiones, el constructor realiza en Chile la primera versión de Porsche Talks, una instancia de conversación dirigida a sus clientes y liderada por expertos de la fábrica que, en esta ocasión, tuvo como tema los preparativos de cara al arribo de la electromovilidad a su portafolio.

Participaron, en este primer encuentro, Juan Gálvez y Jorge Mirazo, dos de los tres técnicos de Porsche Latin America que cuentan con el certificado High Voltage Expert. Completaban el panel Alfredo Gantz, gerente general de Porsche en Chile, y Francisco Carvajal, gerente técnico de Porsche en el país.

“A nivel mundial, hemos entendido la velocidad con la que ha avanzado la electromovilidad. En los próximos cinco años veremos un progreso significativo en las tecnologías de motorización y fabricación en la industria automotriz donde, con la próxima llegada del Taycan, seguiremos siendo los protagonistas en el alto rendimiento a bajas emisiones, velando por una movilidad sostenible que genere grandes sensaciones”, dice Gantz.

Impulsado por los avances tecnológicos y las nuevas tendencias en propulsión, la marca alemana busca que -para 2025- más de 50 por ciento de sus nuevos vehículos cuente con un motor eléctrico. Para esto, prepara un plan de desarrollo futuro sin precedentes: desde 2018 hasta 2022, invertirá unos 7.500 millones de dólares en electromovilidad, con el foco puesto tanto en modelos híbridos enchufables como en ciento por ciento eléctricos.

Las tecnologías tienen el propósito de optimizar el uso de los recursos, disminuyendo la huella de carbono y los costos anuales para sus propietarios. El consumo anual de un auto de eléctrico es similar al de un hogar de tres personas, cifra que ronda en los 3.600 kWh, dependiendo de las condiciones y uso adecuado de los recursos.

“Tomando como referencia que el costo de un kWh es 62 pesos, un vehículo como el Cayenne E-Hybrid, que tiene una autonomía eléctrica de 55 kilómetros bajo un consumo de 14,8 kWh, generaría un costo por kilómetro de 16 pesos, mientras que el promedio de un auto de combustión con un rendimiento de 13 km/l en ciudad, es de 60 pesos por kilómetro”, agrega el ejecutivo.

Un segundo aspecto para considerar es la implementación de conexiones o estaciones de carga apropiadas a nivel domiciliario. Un auto eléctrico requiere de una potencia de 22.000 vatios para efectuar su carga en tiempo óptimo, lo que es 20 veces mayor a lo necesario para hacer funcionar un microondas.

“Para incorporar estas tecnologías de manera amigable al hogar de nuestros clientes y amigos de la marca hemos desarrollado el Porsche Home Energy Manager, que permite monitorear la demanda energética y la potencia disponible para evitar riesgos de sobrecarga y dosificar la cantidad de energía asignada”, explica Gantz. “El sistema programa procesos y analiza fluctuaciones en el consumo, asegurando la estabilidad de la red eléctrica y priorizando de manera inteligente la carga de uno o más autos conectados”.

Un aspecto importante para destacar es que la llegada del nuevo eléctrico de Porsche, Taycan, marcará el camino en que los autos deportivos desarrollan la electromovilidad desde la deportividad, confort y el rendimiento. Junto con ofrecer una velocidad máxima de 250 km/h, una aceleración de 0-100 km/h en 3,5 segundos y una potencia de salida de 600 hp, el Taycan otorga una autonomía de hasta 500 kilómetros, con un motor con sistema de 800 voltios que elevará al máximo la potencia del modelo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo