Toyota actualiza su Hilux y la dota de mayor seguridad

La pick up de la marca japonesa apuesta a mejorar el equipamiento y basa su fortaleza en las cinco estrellas de Latin NCAP.

Por José Contreras

Éste ha sido el año de los lanzamientos emblemáticos de Toyota. Antes fue RAV4, Hiace y Corolla y ahora le toca a Hilux, su histórica pick up que, 51 años después de su lanzamiento inicial, presenta una actualización relevante para mantenerse entre los líderes de su segmento.

Fabricada en Argentina, la nueva Hilux centra sus novedades en dos aspectos, apariencia y seguridad. En el primer ámbito, el modelo renovó su frontal y lo hizo más robusto, además de darle un nuevo diseño a los neblineros y a las tomas de aire, ahora en forma de V.

Sin embargo, es en la seguridad donde pone sus principales atributos. El modelo recibió cinco estrellas en los testeos para adultos y niños de Latin NCAP, lo que la convierte en la única pick up del mercado nacional en ostentar esta condición.

Para esto, se incorporan de serie diferentes asistentes pasivas y activas, como control de estabilidad (VSC), frenos ABS, EBD y Break Assist, asistente en pendiente y control de balanceo de remolque. Para las versiones 4×4, en tanto, se añaden diferencial con desconexión automática y Control activo de tracción (A-TRC), que distribuye dinámicamente el torque a cada rueda y regula la presión de los frenos, asegurando que las ruedas con mayor adherencia ayuden al conductor a mantener el vehículo en movimiento.

Otro de sus puntos fuertes es la presencia de siete airbags (dos frontales, dos laterales, dos de cortina y uno de rodilla para el conductor) de serie para las versiones doble cabina, mientras que las de cabina simple poseen tres bolsas.

Chasis más rígido y reforzado, carrocería con deformación programada, anclaje Isofix en los asientos traseros y cámara de estacionamiento son otras de las novedades en esa materia de la Hilux.

En cuanto a motor, presenta dos motores diésel VTG de 16 válvulas y cuatro cilindros. Uno es un 2.4 de 148 hp y 400 Nm; el otro es un 2.8 de 174 hp y 450 Nm. Ambos cumplen la norma Euro V y se asocian a transmisiones mecánica de seis o automática de seis velocidades.

A eso se añade una variante gasolinera de motor 2.7 de 164 hp y 245 Nm con caja mecánica de cinco velocidades y que se convierte en las variantes de entrada del modelo.

En cuanto a equipamiento, todas las versiones cuentan con aire acondicionado de serie (climatizador en la versión SRV), cierre a distancia, alzavidrios eléctricos, control de mandos al volante y cubre pick up. En tanto, las versiones SR 2.4 y 2.8, así como la SRV, añaden control crucero, cámara de retroceso, sistema de audio touch con Bluetooth y Apple Car Play y Android Auto.

Disponible en nueve versiones de motor, tracción y equipamiento, la nueva Toyota Hilux está a precios de $16.390.000 para la 2.7 DX y $17.090.000 para la 2.7 SR, ambas bencineras, y de entre $18.390.000 para la 2.4 DX mecánica con tracción 4×2 y de $30.290.000 para la 2.8 SRV automática 4×4. La marca proyecta una venta de 650 unidades mensuales, 450 de ellas orientadas para flota.

Asimismo, Toyota tiene disponible una versión para faenas mineras, con aplicaciones especiales para labores complejas, como cubre cárter, protecciones a amortiguadores y diferenciales y barra antivuelco, disponible en las versiones de siete airbags.

En tanto, otra variante es la Gazoo Racing, que incorpora diferentes elementos deportivos, como una parrilla más grande, retoques en negro y cromado, llantas de 17” de diseño exclusivo, amortiguador monotubo, costuras interiores en rojo, varios logos de la división sport de la marca y una placa con número que denota su carácter especial, entre otros. Su precio es de $32.990.000.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo