Un código QR que puede salvar vidas

Nace una fundación sin fines de lucro, llamada Un Casco de Vida, que apunta a que motociclistas, ciclistas y usuarios vulnerables o de vehículos menores usen el casco protector en todo tipo de vías, y lleven una clave escanearle a través de la cual se pueden saber los datos del usuario.

Por Pablo Vargas Zec

Según cifras oficiales de accidentabilidad en Chile, durante el último lustro ocurrieron 52.734 accidentes del tránsito en donde los protagonistas fueron conductores de vehículos de dos ruedas, ya sean bicicletas y motos. Derivados de ellos, y en buena medida debido a la fragilidad de ambos vehículos, 1.231 personas perdieron la vida.

La principal causa de muerte en esos accidentes se produjo por los golpes en la cabeza, como consecuencia del uso de cascos que no cumplen con las certificaciones necesarias o, derechamente, por transitar sin la debida protección en la cabeza.

A partir de esto nace una fundación sin fines de lucro, llamada Un Casco de Vida, que apunta a que motociclistas, ciclistas y usuarios vulnerables o de vehículos menores usen el casco protector en todo tipo de vías.

Los principales propósitos de la organización son difundir y promover el uso del casco al andar en vehículos livianos en cualquier lugar, e ir en ayuda de personas de escasos recursos, que hayan sido protagonistas de accidentes en la vía pública al momento de conducir un vehículo menor y que resulten con lesiones graves en la dentadura.

Para reducir la tasa de muertes en los accidentes, Un Casco de Vida lanza una innovadora iniciativa, una aplicación que entrega a los usuarios de motocicletas, bicicletas y otros vehículos menores, la posibilidad de obtener gratuitamente un “Código de Vida”, un código QR único, que podrán imprimir y pegar en su casco transformándolo así en un “casco inteligente”, entregando a través de él la información médica básica del usuario a los equipos de urgencia que auxilian al herido en caso de accidente.

Al escanear el código con cualquier smartphone o que tenga la aplicación para leer un código QR, se obtendrá información como el grupo de sangre, alergias, antecedentes médicos, servicio asistencial al que se debe derivar el accidentado, tipo de previsión de salud y contacto de emergencia.

“Por más de 30 años sobre una moto me rondó la idea de qué pasaría si tuviera un accidente, cómo avisarle a mi familia, cómo indicar mi grupo de sangre y todo lo concerniente a mis datos personales, hasta que -en un viaje realizado en el verano- se me ocurrió lo del código QR y de crear una fundación”, explica el fundador y presidente de Un Casco de Vida, Rigoberto Sánchez Peña.

La aplicación funciona desde el momento en que el usuario se registra en el sistema, agregando información básica personal, recibiendo inmediatamente de vuelta el Código de Vida mediante correo electrónico, con la posibilidad de editar y/o renovar los datos.

Si el usuario no posee una impresora podrá solicitar a través de la misma app el servicio de impresión del código con envío a su domicilio. Sólo este servicio tiene un costo, el que se paga en línea, a través del portal WebPay.

Con este proyecto, Un Casco de Vida quiere ser una herramienta para ayudar a disminuir la mortalidad en los accidentes de tránsito.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo