Maserati se despide de los GranTurismo con Zéda, el último de todos

El modelo le pone punto final a la exitosa producción de la gama de deportivos de la marca italiana y que abre la era de la electrificación.

Por José Contreras

Maserati da un nuevo paso en su historia. Tras anunciar el plan de innovación en la producción, electrificación y conducción autónoma y la renovación de la fábrica de viale Ciro Menotti, en la línea de ensamblaje finaliza la producción del Maserati GranTurismo y se presenta el único ejemplar GranTurismo Zéda.

La marca del tridente develó un vehículo que anticipa la llegada de un nuevo GranTurismo. Zéda (zeta en el dialecto de Módena) es un modelo único, con exteriores futuristas diseñados por el Centro Stile Maserati y que, a través de los colores, proyecta el paso a la nueva era.

Zéda pone punto final a la vida éxitosa de los GranTurismo, que fue presentado en el Salón de Ginebra de 2007 y que nació como una interpretación moderna del A6 1500 de 1947. Rápidamente, se convirtió en el emblema de Maserati, al que se le unió, un par de años después en Frankfurt, el GranCabrio.

Desde su lanzamiento a la fecha, Maserati vendió más de 40 mil unidades de GranCabrio y GranTurismo, cuya última versión fue el MY18, que recibió fuertes mejoras en aerodinámica, ergonomía y el sistema de infotainment.

El final de la producción del Maserati GranTurismo y del GranCabrio representa el inicio de una nueva etapa en la fábrica de Módena, ya que comenzarán los trabajos de renovación de las líneas de producción que finalizarán con una planta dedicada a la construcción de un nuevo súper deportivo, un vehículo de altas prestaciones y tecnología, cuyo lanzamiento está previsto para el año 2020.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo