La "ponchera" es sinónimo de infelicidad y envejecimiento

Por

La conocida “ponchera”, científicamente descrita como la obesidad visceral o elevada acumulación de grasa abdominal, es sinónimo de alteraciones hormonales características de un envejecimiento prematuro junto con alteraciones del estado de ánimo.

Así lo sostiene a ABC el doctor Rubén Bravo, especialista en nutrición y obesidad visceral, quien indica que la grasa visceral aumenta la producción de la hormona del estrés, el cortisol, y reduce los niveles de endorfinas, que son las hormonas que facilitan la sensación de felicidad y bienestar.

Bravo, del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO),  explica  que el déficit de la dopamina en el organismo favorece la depresión, mientras que la disminución de serotonina eleva los niveles de ansiedad. Ambas carencias indican aumento de riesgo de infarto de corazón -3,4 veces mayor-, problemas de hipertensión, cáncer de próstata y colon, hipercolestoremia o una tendencia para desarrollar enfermedades degenerativas, como párkinson o demencia senil.
 
La grasa visceral elevada, que se acumula en el interior del abdomen alrededor de los órganos vitales, contiene un “alto riesgo” para la salud que se expresa en enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y algunos tipos de cáncer. 
 
El médico asegura que  un estilo de vida sedentario seguido por estrés, tabaco, grandes dosis de café y alcohol, además de una alimentación inadecuada, hace, entre otras cosas, que se acumule en el interior del abdomen, alrededor de los órganos vitales, una especie de grasa que no siempre está a la vista.
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo