Joven con extraña enfermedad enfrenta fuerte dilema

Por

Jono Lancaster tiene 26 años y una extraña enfermedad, el síndrome de Treacher Collins, un trastorno genético que afectó la forma de los huesos de su cara. Ahora su dilema es si convertirse en padre y arriesgarse a que su hijo tenga el mismo trastorno.

Como consecuencia del síndrome, Jono, no tiene pómulos, por lo que sus ojos se inclinan hacia abajo, y posee problemas auditivos que lo obligan a usar un implante.

Jono siempre pensó que se convertiría en padre por medio de la adopción, ya que el fue entregado cuando tenía sólo 36 horas de nacido a sus padres adoptivos, hasta que conoció a Laura Richardson, su novia, pero el gran problema es que el síndrome de Treacher Collins es hereditario y existe un 50% de probabilidades de que su hijo nazca con la enfermedad.

“Darle a un niño una segunda oportunidad es algo genial”, expresó a la BBC, y agrega: “pero Laura cree en los instintos de llevar a un niño en el vientre y le preocupa el hecho de tener que criar al hijo de otro o que el pequeño en algún momento decida buscar a sus padres biológicos”.

“Siempre he soñado con ser padre. Mi madre adoptiva fue extraordinaria, pero nunca tuve una figura paterna en mi vida. Me gustaría llevar a mi hijo a la escuela, al fútbol”, confesó Lancaster.

Por eso aún están en el dilema, aunque todavía se vislumbra una opción para ser padres: la fecundación in vitro.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo