Jugar videojuegos engorda más que estar en reposo

Por Publimetro México

Los jóvenes que pasan una hora jugando videojuegos consumen cuatro veces más calorías que las que gastan estando en reposo, según reveló un estudio que realizaron científicos de Canadá y Dinamarca en el que midieron, minuto a minuto, el incremento de glucosa, gasto de calorías y aumento de apetitos en 22 adolescentes menos de 17 años.

Según informó el diario La Crónica, este estudio se realizó por las universidades de Copenhague y de Laval, en Quebec mientras que los resultados aparecen en la revista estadounidense The American Journal of Clinical Nutrition.

Estos hallazgos son una pieza de un rompecabezas más amplio, que busca explicar las causas de que el 18 por ciento de los adolesentes en países desarrollados tengan obesidad.

“Aunque la mayoría de los expertos en nutrición en América del Norte y en Europa coinciden en que la epidemia de obesidad es provocada por inadecuada actividad física y por excesivo consumo de calorías, implementar soluciones para este problema ha sido extraordinariamente difícil. Una de las áreas que ha llamado mucho la atención y en la que se podrían implementar acciones es la creciente tendencia a pasar gran tiempo de la vida adolescente jugando videojuegos. Por eso se estima de mucha importancia describir lo que ocurre fisiológicamente en el tiempo en que los jóvenes se dedican a estos juegos”, explica el artículo, distribuido en la página de internet de la revista de nutrición.

El estudio explica que, a pesar de que hay mucha información empírica que relaciona obesidad y uso de videojuegos,  todavía no existe suficiente evidencia científica para demostrar la relación directa entre estas dos actividades. Ese fue el argumento de origen de esta investigación.

ESTUDIO

El experimento consiste en lo siguiente: 44 jóvenes menores de 17 años fueron reclutados para participar en el experimento. La mitad fue el grupo de jugadores de videojuegos y la otra mitad fue un grupo de comparación o control, que estuvo en observación pero en actividades sencillas que fueron calificadas como reposo.

El experimento empezaba a las ocho de la mañana, cuando todos los observados consumieron el mismo desayuno balanceado. Dos horas y medias después, a las 10:30 a.m. los jóvenes fueron ingresados en las zonas de estudio, en las cuales se les conectaban sondas de recolección de pequeñas muestras de sangre, que permitían medir la química sanguínea minuto a minuto.

Después de una hora de observación de la química sanguínea se suspendió la recolección de datos y, una hora después, se les ofreció a los jóvenes una comida o lunch alto en calorías y se observó cuántas calorías consumía cada grupo.

Los jóvenes que formaban parte del grupo que permaneció en reposo no consumieron alimentos a la hora de la comida o el lunch. En contraste, los que jugaron videojuegos consumieron alimentos equivalentes a una cifra entre 80 y 163 kilocalorías más que el otro grupo.

Cuando se revisaron los datos de química sanguínea  que fueron colectados en una hora, lo que se observó fue que los jugadores de videojuegos sí hicieron un gasto de energía adicional a los que estuvieron en reposo, pero fueron únicamente 21 kilocalorías quemadas, mientras que consumieron, entre 80 y 163 kilocalorías extra. El mismo estudio demostró que sí hay variaciones en la glucosa pero no en la insulina ni en otros componentes químicos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo