Se estima que al menos 26 piezas del satélite caigan sobre la Tierra

Por

La NASA prevé que hoy impacte sobre la Tierra un satélite del tamaño de un autobús que fue retirado de funcionamiento en 2005, pero insiste en que el riesgo para las personas es “extremadamente pequeño”.

La Agencia espacial estadounidense (NASA) descartó ayer jueves que el satélite artificial vaya a caer sobre América del Norte, aunque todavía no puede precisar el lugar del impacto.

“El reingreso se espera durante la tarde en el este de Estados Unidos el 23 de septiembre”, indicó un comunicado de la agencia. “El satélite no estará en trayectoria sobre América del Norte en ese período”, añadió.

Según la agencia, “es todavía demasiado temprano para predecir la hora y el lugar de reingreso con más certidumbre, pero las predicciones serán más precisas en las próximas 24 horas”.

Sin embargo, vale recordar que este jueves la empresa privada The Aerospace Corporation, quien ha realizado un seguimiento al UARS, se atrevió a entregar un pronóstico el cual señala que lo más probable es que la zona de impacto sea en la costa de Chile a las 6:06 pm, de este viernes 23 de septiembre.

La probabilidad de que alguno de los restos del satélite de Investigación de la Alta Atmósfera (UARS) alcance a una persona es muy remota, según la agencia espacial estadounidense, que la cifra en una entre 3.200.

El aparato pesa 5.675 kilogramos y tiene el tamaño de un autobús.

Estaba previsto que el satélite llegara a finales de septiembre o principios de octubre, pero su caída se adelantará debido al fuerte aumento de la actividad solar la semana pasada.

Los científicos de la NASA calculan que el satélite se despedazará al entrar en la atmósfera y que al menos 26 grandes piezas sobrevivirán a las altas temperaturas del reingreso y caerán sobre la superficie de la Tierra. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo