Estudio demuestra que los peces encerrados en acuarios se vuelven agresivos

Por

Según un último estudio realizado por la Universidad de Michigan (EE UU) y publicado en la revista ‘Journal of Applied Animal Welfare Science’, muchas especies de peces se vuelven agresivas cuando son introducidas en acuarios. Esta conducta, además, se ve especialmente acrecentada cuanto más pequeños son los habitáculos.

El investigador Ronald G. Oldfield, coautor del trabajo, afirma que este comportamiento puede ser perjudicial para los individuos que comparten la pecera, que incluso pueden resultar heridos. Según el análisis, el origen de este cambio está en el intento por parte de los peces de defender los recursos, la pareja y la descendencia, lo que les lleva a enfrentarse al resto de habitantes.

En concreto, el estudio se ha centrado en la agresividad de la especie ‘rey midas’, originaria de Nicaragua. El trabajo ha llegado a la conclusión de que la mala actitud de este pez disminuye cuanto mayor es el acuario y cuanto más complejo sea su hábitat, es decir, que este incluya plantas, rocas y demás artilugios decorativos.

Trasladable a humanos

La manera de evitar los enfrentamientos, por lo tanto, podría consistir en situar a los peces en una pecera de mayor tamaño y mejor acondicionada. Sin embargo, los expertos aconsejan que si la actitud agresiva continúa, sería necesario separar al pez agresor de los perjudicados.

Según Oldfiel, esta investigación “podría servir en un futuro para comprender los cambios de humor de los seres humanos cuando cambian de ambiente social”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo