Hallan fósil de ardilla "igualita" a "Scratch" de "La era del Hielo"

Por The Associated Press

Fósiles de una pequeña y antes desconocida criatura con dientes de sable y apariencia de ardilla fueron descubiertos en Argentina, un hallazgo que aporta nuevas pistas sobre cómo los mamíferos pequeños vivieron entre los dinosaurios hace más de 93 millones de años, dijeron científicos el jueves.

El Cronopio dentiacutus tenía dientes muy largos, un hocico estrecho y amplias cuencas oculares, lo que significa que probablemente se movía por la noche para poder sobrevivir entre los grandes animales carnívoros del Cretáceo, según el equipo que descubrió el fósil en la provincia patagónica de Río Negro. El fósil fue hallado en un lecho de sedimentos donde también han aparecido huesos de dinosaurios.

Los fragmentos de cráneo y mandíbula tienden un puente sobre una brecha de 60 millones de años en el registro fósil de los mamíferos, dijeron Sebastián Apesteguía, Leandro Gaetano y Guillermo Rougier, quienes describieron su hallazgo en la edición del jueves de la revista Nature.

Christian de Muizon, un científico del Museo de Historia Natural de París que no participó en el hallazgo, lo llamó “un gran evento paleontológico”, teniendo en cuenta que hallar fósiles razonablemente bien conservados de los cráneos de mamíferos de ese período es extremadamente excepcional. Es el primer mamífero del período Cretácico superior de la era mesozoica que se ha encontrado en América del Sur, dijo De Muizon.

La pequeña criatura probablemente medía menos de 15 centímetros (6 pulgadas) de largo y compartía características con la ardilla dientes de sable que aparece en las películas “Ice Age”. Pero se presume que el Cronopio comía insectos, no las nueces que enloquecen al personaje animado “Scrat”, y era un driolestoideo, un grupo extinto más parecido a los marsupiales actuales que a las ardillas, dijeron los científicos.

“Durante la época de los dinosaurios, ningún mamífero superó el tamaño de una laucha (una especie de ratón), y podían hacer lo que quisieran, pero bajo tierra o de noche, no a la vista de los dinosaurios”, dijo Apesteguía, investigador de la Universidad Maimónides en Buenos Aires.

“Eso habla a las claras del poder selectivo que tenían los dinosaurios”, agregó.

“Tales descubrimientos de fósiles mesozoicos extraordinariamente completos siempre representan pasos de gigante” en la paleontología de mamíferos, añadió De Muizon en un comentario en Nature. “De hecho, un cráneo de mamífero del Mesozoico razonablemente conservado en una posición estratigráfica y geográfica clave puede ser más relevante para nuestra comprensión de la evolución de los mamíferos y la biogeografía que cientos de dientes aislados, aun si los dientes son los restos más comunes (y a veces los únicos)” con los que trabajan los paleontólogos.

 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo