"Renacidos": Crece tendencia de madres que compran bebés que parecen humanos

Se ven preciosos recostados en sus cunas y sus sillas de paseo. Pero están muertos. Mejor: nunca han estado vivos. Conozca a los Renacidos, unos muñecos que parecen completamente humanos y que son comprados por mujeres que los tratan como bebés reales. Los Renacidos es un movimiento en crecimiento, pero ¿es algo loco o dañino?

Por Elisabeth Braw / Publimetro Internacional

Se reúnen en convenciones para hablar sobre sus bebés y para compartir consejos sobre sus equipos de cuidado. Organizan baby-showers, celebran la llegada de un nuevo bebé con pastel y sorpresas. Sólo hay un inconveniente: los bebés no son reales, son muñecos.
“Las mujeres aman nutrir”, dice Rebecca Martínez, una fotógrafa que ha documentado a las mujeres y sus muñecos desde hace varios años. “Cuando estas mujeres se reúnen, se sientan en círculos con sus pañaleras y sillas de paseo, y hablan sobre sus bebés”.
Bienvenido al mundo de los Renacidos, el nombre dado a estos muñecos. “Es una tendencia en auge”, explica Petra Seiffert, una artista alemana que los produce. “Cuando yo empecé, hace unos diez años, esto hasta ahora iniciaba. Ahora pienso y creo que el mercado ha sobre pasado su límite, pero esto crece y crece”.
Se pensaría que no hay suficientes “madres de Renacidos” para ordenar revistas sobre este tipo de “bebés”, pero muchas de ellas se niegan a hablar con los periodistas.
“Algunas personas piensan que los bebés Renacidos son extraños”, afirma Seiffert. “Los hombres tienen hobbies en los que gastan mucho tiempo y nadie lo cuestiona. Los Renacidos son sólo un pasatiempo”.
Pero para otras mujeres los muñecos son como tener un bebé de verdad. “Muchas de las mujeres con Renacidos tienen familia. Algunas tienen hijos que ya crecieron y otras demasiados. Bastantes simplemente los tienen porque aman tener bebés, pero no pueden seguir agrandando su familia”, indica Martínez.
Cher Simnitt, una partera y madre de dos, dirige la compañía Adopta un Renacido. “Muchos de mis clientes son coleccionistas, pero a veces son mujeres que han perdido sus hijos o han tenido abortos involuntarios”, asegura Simnitt, quien agrega que actualmente está trabajando en una orden solicitada por una madre de dos hijos que le pidió crear “una muñeca que se pareciera a ella”.
El siquiatra Gail Saltz afirma que “los muñecos Renacidos pueden servir como un hobbie inofensivo, una ayuda psicológica o como una obsesión dañina, pero depende de la razón por la cual las personas lo usan o del grado de dependencia que se tenga con ellos”. Pero Martínez, la fotógrafa, asevera: “He visto muchas mujeres que han sufrido mucho y los Renacidos les brindan alegría. ¿Quién puede criticar eso?”.

* Las Cabbage Patch Kids

Unas 65 millones de muñecas “adoptadas” en menos de una década: las Cabbage Patch Babies están dentro de los juguetes más vendidos de la historia. Pero como los Renacidos, ellas son más que muñecas. Las Cabbage Patch Babies, hechas con algodón y que no están diseñadas para parecer humanos, se llevaron el mundo por delante cuando introdujeron el mercado en 1981.
De hecho, las muñecas con caras graciosas se volvieron en el juguete de moda de 1980. Incluso fueron portada de la revista Newsweek. Las Cabbage Patch Kids “nacen” en el Hospital General de Bebélandia y son “adoptadas” por una módica cuota.

* 60 segundos
No son más raros que las estatuas de los muertos
Zayd Dohrn, escritor y Renacido

¿Los Renacidos son inofensivos o aterradores?
Para las personas involucradas, son inofensivos. Los Renacidos hacen parte de una larga tradición de tótems. Tener un Renacido no es más extraño que hacer estatuas de los muertos o de pintar a los ancestros.

¿Cómo reaccionó la audiencia a su obra?
Algunas personas encontraron a los muñecos extraños y grotescos. Pero cuando yo supe por primera vez de éstos, más los miraba y más fascinación generaban en mí, así que muchos espectadores reaccionaron de la misma forma. La obra los hizo pensar sobre el fenómeno de los Renacidos y concluyen que, pese a todo, no es tan extraño.

¿Como hombre, no se siente un extraño en el mundo de los Renacidos?
Sí, así como el personaje macho de la puesta en escena, quien esencialmente soy yo, es un forastero. Pero yo amaba jugar con mis hijas cuando eran pequeñas. Ahora mi hija mayor tiene siete años y puede jugar sola con sus muñecas. Yo creo que jugar con muñecas es un instinto humano que los adultos han perdido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo