Estudio sobre el sobrepeso: “Somos donde comemos”

El clásico lema “Somos lo que comemos” se ha transformado, revela un estudio francés que asegura una directa relación entre las ofertas en supermercados y el sobrepeso de sus consumidores. Chile comparte esta realidad

Por
Análisis
El acceso es gravitante

El acceso que tenemos a los alimentos, el acceso respecto de dónde estamos situados es una variable muy importante. Si hay acceso fácil a la comida chatarra, vamos a optar por ella en vez de ir a una feria, comprar ahí los alimentos y prepararlos, pues en el local de comida rápida nos están entregando todo, llegar y comer. Por lo tanto se relaciona mucho con el estado nutricional porque la comida que está de más fácil acceso es la comida chatarra, de lo calórico, de las grasas saturadas. 

A diferencia de si una persona vive al lado de una feria, claramente va a tener más acceso y ganas de comprar ahí los alimentos,  preparlos y consumirlos. 
Nos vemos enfrentados a que hay una gran oferta de este tipo de alimentos y el valor es mucho más económico, por ejemplo ofrecen un completo, bebida y papas fritas por mil pesos y con eso no alcanza para un almuerzo saludable.
Karen  Cruz, nutricionista y académica Universidad Andrés Bello.

El lugar en donde usted compra sus alimentos puede de­terminar si será gordo o no, así asegura un nuevo estudio que señala la existencia de un “claro patrón” entre los consumidores de las ofertas de supermercados o de las tiendas de comida rápida y los problemas de sobrepeso de sus adeptos. 

“Investigamos las diferentes causas asociadas al aumen­to de peso y nos sorprendió la clara diferencia que existe en el incremento de peso entre los consumidores de ofertas poco saludables”, dijo a Publimetro  Internacional el autor del estudio, Basile Chaix del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica, en Francia.

Se analizaron a más de siete mil personas que participaron voluntariamente en la investigación, las que fueron monitoreadas en sus compras en mil supermercados, con productos en distintos rangos de precios.

Asimismo, el estudio re­veló que existe mayor  sobrepeso en los consumidores que viven en barrios de estratos socioeconómicos y educacionales más bajos.

Esta realidad no es diferente a la que se vive en Chile, aseguran los expertos nacionales. Más ahora con la inminente aprobación de la Ley de Etiquetado de Alimen­tos, co­nocida como “Ley Súper 8”, la que alertará sobre productos altos en grasas, sodio y azúcar para que sean fáciles de identificar a la hora de comprar en los supermercados o comercios. 

Los autores de la investigación aseguran que estos resultados pueden tener un impacto en las políticas públicas. “Los supermercados pueden ser usados para intervenir en la nutrición”, explica Chaix. “Podemos identificar los barrios que necesitan reducir la obesidad y poner en oferta alimentos más saludables en esos supermercados”, agrega el experto.

Experiencia

“Los supermercados deben asumir una mayor responsabilidad en la venta de productos con alto contenido en sal, alcohol y los cigarrillos”, dice Chaix.

Internacional: países europeos como Dinamarca, ya han implementado mayores impuestos sobre los alimentos altos en grasa y varios supermercados ofrecen descuentos  especiales en alimentos saludables.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo