¿Tormenta eléctrica?: Los lugares más seguros para protegerse de un rayo

Por Diario ABC (España)

Conmoción generó el accidente que sufrió el pasado martes el recién estrenado presidente de FranciaFrançois Hollande, mientras viajaba en un avión que se vio obligado a regresar a la capital gala tras sufrir el impacto de un rayo en pleno vuelo. 

El líder tuvo que regresar a la capital gala, montar en un nuevo aparato e iniciar de nuevo el viaje para entrevistarse con la canciller alemana, Angela Merkel

Lo que le ocurrió en aquella situación nos hace cuestionarnos seriamente sobre qué nos ocurriría a nosotros si nos viéramos en una situación similar dentro de un avión, de un auto o de un barco.

El meteorólogo Emilio Rey desveló hace tiempo en su blog«Capturando la temperie» para el diario español ABC, algunos detalles imprescindibles que deberiamos saber sobre este fenómeno meteorológico, así como qué hacer si, cuando sucede, te encuentras de viaje.
 
Lo primero que deberás saber es que el alcance de un rayo puede ser mortal. Su impacto es tan brutal que la descarga eléctrica podría dar lugar a graves quemaduras externas e internas, así como a arritmias, graves problemas cardíacos o a la pérdida de algún miembro. Es por ello por lo que la única forma de protegernos de estos impactos, a menudo letales, no es otra que la prevención, así como saber en qué lugares estamos más seguros:

– No destaques: Lo primero que el meteorólogo subraya es que «la descarga eléctrica caerá en el sitio que menos resitencia oponga, así pues, tenemos que ponérselo difícil, esto es, no destacar sobre otras superficies y hacer que no se fije en nosotros».

-El auto, el lugar más seguro: Por extraño que resulte, es uno de los mejores sitios para guarecernos de una posible descarga eléctrica. De hecho, Emilio Rey subraya que si nos encontramos en el campo en mitad de una tormenta, lo mejor será meternos rápidamente en nuestro vehículo y cerrar las ventanillas. Así lo explica: «Los coches cerrados son un seguro de vida, y no por el aislante de las ruedas, sino por el llamado efecto «jaula de Faraday», que hace que la electricidad se derrame por las superficies metálicas exteriores y no afecte al interior». Así que, ya sabes, si tienes un auto cerca, métete y espera allí a que pase la tormenta lo más tranquilo que puedas.

-El avión, relativamente seguro: ¿Y si, como Hollande, estamos en pleno vuelo? Rey destaca que es «relativamente seguro volar en una tormenta», pues el mencionado efecto «jaula de Faraday» también nos protegerá en este caso de la descarga, «haciendo que el rayo se distribuya por el fuselaje y siga su camino hacia la tierra, sin afectar a los pasajeros». No en vano, y como apunta el meteorólogo, la descarga podría afectar al instrumental de cabina o a alguno de los motores, en cuyo caso lo lógico sería aterrizar lo antes posible.
 
-Lugares prohibidos: Donde nunca deberías estar si hay peligro de tormenta es en la playa, la piscina o la montaña. Respecto a los dos primeros, y puesto que el agua es conductora de la electricidad, parece lógico que nos alejemos de ella si queremos evitar una descarga. Como señala Emilio Rey, «los barcos son lugares especialmente peligrosos cuando se desencadena una tormenta en el mar, pues ahí tenemos casi todas las papeletas para que la descarga nos seleccione».

Recuerda la regla de oro de «no destacar sobre otras superficies». Si estamos en un barco en pleno mar, es lógico que el rayo nos seleccione para el impacto. Sin embargo, no te alarmes en exceso: «Todas las embarcaciones van equipadas con sistemas pararrayos en los palos mayores».


Respecto a la montaña, el hecho de encontrarnos en un sitio especialmente elevado nos hace un objetivo especialmente apetecible para el rayo, señala Emilio Rey. En estos casos, «sumamente peligrosos», el experto apunta que deberemos informarnos perfectamente de las condiciones meteorológicas que nos encontraremos antes de salir de ruta o de escalada a la montaña.

Cuidado también en casa: Lógicamente nuestra vivienda es el lugar más seguro, aunque deberás tener cuidado con algunos detalles. «Cuando una tormenta se desencadena encima nuestro y estamos bajo techo, la precaución principal es cerrar las ventanas y cualquier elemento que provoque corrientes de aire. Los rayos son muy amigos de esas corrientes, y muchas veces las siguen. Se han dado casos de rayos que entran por una ventana y salen por otra, y en esa fugaz visita que hacen por dentro de la casa es mejor que no nos encuentren delante. Nos atravesaría».
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo