Lo que tu perro nunca debe comer: Paltas y frutas son mortales

Por Mauro Vidal

Como ya sabemos, los perros metabolizan los alimentos de una forma muy diferente que nosotros, por eso mismo es que hay algunos que pueden ser dañinos para nuestros amigos caninos. Y es una costumbre muy arraigada eso de “preparar la comida de los perros” como si se tratara de una cena gourmet.

Para empezar, debes sa­ber que algunos de esos alimentos que tanto nos gustan, a los perros les producen molestias digestivas le­ves, pero otros llegan a causarles enfermedades graves y, en algunos casos, la muer­te. 

Entonces, ojo con esta lista de alimentos prohibidos para tu perro, partiendo por la inocente palta que contiene un elemento tóxico denominado persia. Éste daña el corazón, los pulmones y otros tejidos en mu­chos animales. Además, tienen un alto contenido de grasa y pueden ocasionar dolor de estomago, vómitos y pancreatitis en tu perro.
 
Los alimentos para bebés pueden contener cebolla en polvo, y son realmente tóxicos para nuestras mascotas. Igual que los huesos de pescado, aves u otras fuentes de carne pueden ocasionar ta­ponamiento o lesiones del aparato digestivo, ya que por ejemplo los huesos cocidos pueden traspasarse a través de los órganos internos. Cla­ro que algunos huesos crudos están permitidos, siempre que sean de buen ta­maño y en lo posible duros. Pero ojo con los recortes de grasa, que pueden ocasionar pancreatitis debido al exceso de grasa en la sangre.
 
Otra mala idea es alimentarlos con comida para ga­tos, ya que es muy alta en proteínas y grasas alimenticias. Y mucha cantidad de hígado puede causar toxicidad por vitamina A, que perjudica los músculos y huesos de los canes.
 
En tanto el chocolate, café, té y otras bebidas con cafeína, contienen tóxicos que incrementan la frecuencia cardiaca y deprimen el sistema nervioso de tu mascota, mientras que los ex­tractos de aceite de cítricos les causan vómitos.
 
Ahora vamos a frutas, como uvas y pasas que contienen una toxina desconocida, que puede perjudicar los riñones de tu perro. Lo mismo que el compuesto de lúpulo, que les ocasiona ja­deos, incrementando la frecuencia cardiaca y de-sembocando en temperaturas altas, convulsiones y muerte. Y las deliciosas nueces contienen una toxina que les perjudica a los sistemas nervioso, digestivo y muscular.
 
Otro enemigo de nuestro perro son los productos lácteos, pues algunos perros adultos carecen de suficientes cantidades de la enzima lactasa, que descompone la lactosa en la leche. Esto pue­de ocasionar diarrea severa. Claro que los productos lácteos sin lactosa están permitidos para las mascotas.
 
Por último, no falta el  que decide darle un toque de marihuana a su can para ver cómo se emboba, sin saber que puede deprimirle el sistema nervioso, ocasionando vómitos y cambiando el ritmo cardiaco.
 Y en este mismo escenario están las bebidas alcohólicas, que causan intoxicación y disminuyen la frecuencia cardiaca, hasta producir el coma y la muerte del animal.
 
Los gatos también tienen prohibiciones alimenticias
 
Aquí la primera regla es nun­ca darle la comida que tú comes. No es una gran idea alimentar al gato con sobras de la mesa, pues no satisfacen sus necesidades nutricionales, y sólo agregan calorías o cosas que no son necesarias. Tampoco hay que darles comida para perros.
 
Entre los principales ejemplos de lo que no pueden comer están el chocolate, el café y el té. Estos productos tienen una sustancia llamada teobromina, que afecta el cuerpo del animal aumentando la contractilidad del corazón, actuando como un poderoso diurético y produciendo deshidratación, además de azotarles el sistema gastrointestinal, causando vó­mitos y diarrea que pueden provocarles úlceras en la mucosa gástrica. También les afecta el sistema nervioso, causando convulsiones y, a veces, muerte.
La cebolla, en tanto, contiene un compuesto tóxico para los glóbulos rojos (eritrocitos) de los gatos, produce una destrucción de los mismos y por extensión, anemia. El ajo contiene un compuesto similar al de las cebollas, produciendo anemia.
 
Por último, nunca más pescado con espinas o huesos de pollo, pues los trocitos pueden perforarles el intestino; embutidos (sí pueden comer los cocidos, como jamón o pavo); vitaminas para uso humano que tienen alta concentración de hierro; dieta muy rica en hígado y, para los inconscientes que no faltan… ¡bebidas alcohólicas!
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo