¿Cómo es ser gay en China?

La mayoría de homosexuales chinos debe mantener un perfil bajo y casarse para cumplir con sus “deberes filiales”.

Por Publimetro Internacional

Cada martes por la noche, en un cálido café, cincuenta jóvenes gay se reúnen para conversar. “Mis padres saben, pero continúan presentándome mujeres”, se queja un chico. “Bueno, supongo que necesitamos 30 años más antes de que dos hombres puedan cogerse de las manos en la calle”, añade otro.

En otra parte de Beijing, encontramos a Hui Hui, un musulmán de 32 años. Sus padres son muy tradicionales y no saben de su sexualidad. “Recientemente se mudaron a mi departamento, pero paso la mayor parte de mi tiempo viajando para escapar de su constante presión ¡para que me case! A diferencia de mi padre, yo no voy a la mezquita, ya que estoy ocupado con mi asociación para concientizar sobre el sida. Para obtener fondos del gobierno, las asociaciones gay deben enfocarse en los problemas de salud como el VIH , más que en la misma sexualidad”, explica.

En todas las ciudades chinas puedes ver paneles que muestran a la “familia perfecta”: un hombre, una mujer y un solo niño. No hay revistas gay en los kioscos, ni celebridades gay en la televisión. Incluso la película ganadora del Oscar, Secreto en la montaña, del aclamado director taiwanés Ang Lee, fue prohibida en los cines locales.

No obstante, la vida nocturna de Pekín es el paraíso para los chinos gay. “Nos divertimos en los clubes Destination o Alfa. Solía conocer a amigos en parques públicos de Xidan. Pero tantas cámaras de video se instalaron desde los Juegos Olímpicos del 2008, que ya no lo hago”, dice Hui Hui.

“Los guardias dejan a los gay en paz mientras se mantengan fuera del ojo público”, opina Wei Xiaogang, fundador y presentador de Camaradas gay, un programa de Internet para gays. En el 2010, el Mr. Gay China fue cancelado por la Policía. Pero cuando la famosa actriz Lu Liping hizo comentarios homofóbicos en Internet, un presentador de noticias del canal del Partido Comunista la criticó al aire y alabó a la comunidad gay de China “por su contribución a la sociedad”.

Si los hombres gay en la actualidad están haciendo lo posible para posponer su “deber filial”, las generaciones mayores no tienen opción. Xi YaDie es un homosexual de 48 años. Como millones de migrantes, dejó la provincia de Shaanxi y se mundó a Beijing. Ahora envía dinero a su esposa y dos hijos mientras practica su pasión: cortar papel.

“Gracias al arte, puedo volar lejos y disfrutar mi vida de manera libre”. Sus obras muestran apasionadas orgías masculinas. Xi YaDie significa ‘mariposa siberiana’.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo