Enfermera explica la forma correcta de abrigarse para "capear" el frío

Por UPI

Recién nacidos, niños y adultos mayores, deben usar idealmente camiseta manga larga y pantys de algodón para combatir las bajas temperaturas invernales, según recomendó la enfermera y docente de la U. San Sebastián, Constanza Lizama.

Aunque advirtió que las enfermedades respiratorias son comunes en esta estación del año, explicó que “las bajas temperaturas, enfrían el aire que se respira, produciéndose alteraciones en la mucosa respiratoria, desde la nariz hasta los bronquios”.

La profesional señaló que una forma práctica de prevenir las infecciones respiratorias consiste en resguardar la vía aérea del aíre frío, por medio de la protección de la nariz con bufandas en el caso de escolares y adultos, y con gorros pasamontaña en el caso de los lactantes y preescolares.

A su juicio el uso de estas prendas sólo es recomendable cuando se está en el medio externo, una vez que se ingresa, por ejemplo al transporte público, la temperatura es más elevada, por lo que estas prendas se deben retirar hasta que se vuelve al exterior.

También sugirió el uso de chaquetas y guantes, los que permiten mantener la temperatura corporal dentro de rangos normales. (36° C y 37 °C de temperatura axilar).

Lizama afirmó además que se debe considerar que estos complementos de ropa deben retirarse al ingresar a un medio más caluroso, que el externo. De lo contrario, las personas transpiran y al regresar al exterior, ocasionan que la temperatura corporal bajé abruptamente, disminuyendo la capacidad de defensa del sistema inmune.

Según la docente de la U. San Sebastián la forma adecuada de abrigarse se relaciona con la edad del ciclo vital en la que se encuentren las personas, es decir, los recién nacidos niños y adultos mayores, deben usar una prenda de ropa más que otros grupos etarios, idealmente camiseta manga larga y pantys de algodón.

A su juicio la mejor manera de evitar el contagio de enfermedades es evitar exponer a los grupos de riesgo, es decir niños, adultos mayores y enfermos crónicos, a lugares con alta aglomeración de público, considerando que la vía de transmisión de los virus respiratorios es aérea.

CALEFACCIÓN DE VIVIENDAS

Según la enfermera Constanza Lizama es recomendable para la calefacción de las viviendas, las estufas eléctricas con termostato y sistema de seguridad ante una caída, así como también la calefacción central.

“Por su alto costo muchas personas no pueden acceder a este tipo de calefacción, por lo que la recomendación es que si se cuenta con estufa a parafina o a gas, debe tomar todas las precauciones, sobre todo con los niños menores de 5 años o adultos mayores que pudieran tropezarse en ellas y resultar con quemaduras o generar un incendio”, dijo.

Respecto a las estufas a parafina sostuvo que siempre deben encenderse y apagarse en el exterior de la vivienda y tanto éstas como las estufas a gas, se deben mantener en un lugar con ventana abierta para favorecer el recambio de aire y disminuir la contaminación intra domiciliaria, por la combustión que generan.

Además señaló que no es recomendable dormir con estufas encendidas, por lo que se debe privilegiar el dormir más abrigado. Muchos de los incendios producidos en la época de invierno se generan porque las personas se duermen con estufas encendidas, a lo que se suma también la intoxicación por monóxido de carbono, al dormir con estufas a parafina y a gas en un lugar no ventilado.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo