¿Quieres ser un superhombre? Lo que debes saber sobre la cienciología

Katie Holmes habría dejado a Tom Cruise no por falta de amor, sino por la influencia que tiene esta secta en su pequeña hija Suri.

Por Publimetro Internacional

Oficialmente, la Iglesia de la Cienciología goza de tan buena salud que incluso la partida de una celebridad no puede hacerle daño. “El número de personas por semana que recientemente han sido introducidas a la cienciología y que han empezado su entrenamiento supera 26 veces a cualquier semana de nuestra historia”, informa el grupo en su web.

Los cienciólogos aseguran que tienen 10 millones de miembros en todo el mundo. Pero, ¿cuántos de ellos son realmente miembros? “La cienciología es una organización criminal orientada solo a ganar dinero”, dice Benjamin Beit-Hallahmi, profesor de Psicología en la Universidad de Haifa (Israel) y una autoridad respetada en cienciología.

“Su táctica es enganchar a las personas. El primer paso es ofrecer ‘tests de personalidad’ que son totalmente falsos. De 1.000 personas que toman el test, 100 llevan el curso de cienciología que inevitablemente se les recomienda. Por supuesto, tienes que pagar por todo. La cienciología es una estafa”.

Los cursos tienen otro propósito para el culto fundado por L. Ron Hubbard : cada persona que toma el test es contada como un miembro de la secta. “El número real de miembros es pequeño y está disminuyendo rápidamente”, indica Stephen Kent, profesor de Sociología en la Universidad de Edmonton (Canadá).

La mala publicidad y las celebridades desertoras, como Katie Holmes y Lisa Marie Presley, han dañado el grupo. Así como lo ha hecho el creciente número de personas que comprenden que los programas de autoayuda de la cienciología no son confiables. Los cienciólogos, sin embargo, afirman tener un inmenso crecimiento, señalando que su patrimonio inmobiliario se ha duplicado desde el 2004. “Pero los desertores indican que los edificios están casi vacíos”, dice Kent. “Están comprando edificios para mantener la ilusión del éxito”.

Aún así, algunas personas siguen apuntándose para los cursos. “Los cienciólogos tratan de atrapar a gente deprimida o que se siente perdida en la sociedad moderna”, anota Beit-Hallahmi. “Es una empresa de negocios bajo el disfraz de una religión”.

Con una membresía que sigue cayendo, la cienciología parece estar llegando a su fin. “Casi todas estas religiones mueren rápidamente”, explica Kent. “Más allá de que la cienciología sea o no una religión, está siguiendo el patrón”.

Los cienciólogos no respondieron a nuestros pedidos de entrevista para este informe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo