Era la mujer más gorda del mundo pero el sexo terminó con su récord

Por

El sexo fue el gran ¿culpable? de que Pauline Potter perdiera su categoría como la mujer más gorda del mundo.

 
La mujer tiene 48 años, es oriunda de California y batió el récord mundial de obesidad luego de su divorcio, llegando a pesar 330 kilos y con ello anotarse en el libro Guinness.
 
Sin embargo, al enterarse de su situación su ex se decidió a ayudarla. Tras ello se volvieron a unir, revivió el amor y con ello llegaron interminables sesiones de sexo: seis veces por día, según explica el portal 24Horas.cl.
 
El resultado no tardó en llegar, puesto que la mujer pasó de pesar 330 kilos a 285 en muy poco tiempo. “No me puedo mover mucho, pero en cada sesión quemo 500 calorías”, señaló sin tapujos y con una gran sonrisa.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo