Viajar en autobús puede ser más complicado de lo que parece, según estudio

Por Publimetro México

Viajar en autobús es más complejo de lo que parece. Investigadores de Estados Unidos trabajaron durante varios años y recorrieron el país para detectar el comportamiento de las personas durante sus recorridos en transportes foráneos y los resultados fueron bastante peculiares.

Detectaron que la gente desarrolla trucos y estrategias, a fin de convivir lo menos posible con otros usuarios de las unidades y tener así un trayecto un poco más tolerable. Lo curioso es que muchas de estas actitudes, a veces son involuntarias.

El equipo de científíficos fue encabezado por la profesora Esther Kim de la Universidad de Yale. Entre sus principales conclusiones está que la gente hace todo tipo de actividades a fin de que otros pasajeros no se sienten cerca de ellos o simplemente, para no  tener que entablar una conversación.

Se tratan de reglas implícitas, tácticas de evasión que aunque parecen sencillas, son planeadas minuciosamente por los pasajeros de las unidades. En ocasiones, el proceso de alienarse es más difícil y desgastante, que el tratar de convivir.

Este fenómeno de rechazo a otros pasajeros desaparece conforme la unidad se llena. Llegará un momento en que será inevitable que alguien se siente a lado de uno, pero ahí entran otras actitudes para no tener que interactuar con él, como fingir que se habla por teléfono  o simplemente subir al sonido del reproductor de música.

Al llenarse la unidad de pasajeros, las personas que van sentadas  serán más flexibles para permitir que alguien se coloque junto a ellos. El estudio señala que, al darse esta etapa, la gente por lo general no discriminará a la persona que a su lado, a menos que perciba que hará su viaje incómodo. El análisis concluye que la gente, al viajar está más preocupada por su propia comodidad que por las otras personas.

A decir de la doctora Kim, esta situación es un reflejo del deseo de desapego de la sociedad y es parte de un problema más grande: que la gente prefiere la soledad, aunque estén  en espacios públicos. agencias

Los trucos más comunes
Algunas de las estrategias que la gente usa para no ir “acompañados” cuando se viaja en el autobús, según el estudio:

• La regla de oro. Si hay más lugares disponibles en el autobús, las personas buscarán sentarse lo más alejado posible de los otros usuarios. Si todos los lugares están solos y un desconocido se sienta a lado del único pasajero, lo más probable es que lo consideren a este individuo como alguien raro.

• La mirada de odio. Es un simple gesto que revela que la persona no quiere ir acompañada.

• Evitar el contacto visual. Ignorar la mirada de la persona que se sienta a un lado es un claro indicativo que no interesa establecer vínculo.

• El bolso que estorba. Colocar tus cosas en el asiento contiguo, el más claro mensaje que no hay lugar disponible para alguien más.

• Hacerse el dormido. Mucha gente finge estar dormida, estira sus piernas y ocupa doble asiento para evitar que alguien se instale junto a él. En otros casos, comienzan a cabecear para que las personas opten por no colocarse cerca de ellos, si se arriesgan, el viaje sería muy incómodo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo