“Mi Pequeño Pony”, pero de miedo

Por

Si te gusta la época de Navidad, puedes mirar hacia otro lado. Alan Sailer, un fotógrafo de 57 años que vive en Camarillo (California), centra principalmente su trabajo en hacer explotar, literalmente hablando, a diversos juguetes muy queridos por las distintas generaciones de niños.

Gracias a su experiencia fotográfica ganada con el paso de los años, es capaz de capturar el momento exacto en que éstos se rompen.

“Es muy común encontrarse con estos pobres juguetes indefensos en distintas ventas de garaje,  que es de donde los recojo. Hago lo mejor para mantener los costos bajo un dólar por disparo”, asegura Sailer, quien recorre las calles de su condado en búsqueda de “mercancía” para lograr este tipo de imágenes.

Sailer utiliza un petardo modificado de modo que pueda ser disparado mediante una señal eléctrica a una distancia segura. A continuación, sincroniza la apertura del obturador de su cámara con la explosión. Esto no tiene por qué ser realmente exacto.

“El detector del disparador es muy importante. Detecta que los restos de la explosión han llegado y se dispara el flash automático justo en el momento preciso. Conseguir el momento adecuado es la técnica y puede tomar varios intentos”, sostiene Sailer.

“Mi imagen favorita es la de este Pony Zombie (como él lo llama).  Tengo una oportunidad entre muchos de mis tiros y fue genial poder conseguir exactamente el momento preciso de la explosión”, asegura.

 Publimetro Internacional

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo