Ser positivo: ¿Una cuestión genética?

Por David Hernández

Muchas veces nos hemos preguntado: ¿Por qué hay personas que tienden ser más positivos que otros? Pues de acuerdo a unos estudios científicos, la actitud que tenemos ante la vida la llevamos escrita en el ADN. Este determinismo puede resultar menos, todo depende de los factores medioambientales que pueden ayudar ajustar la intensidad de nuestra personalidad.
 
Según el profesor Tim Spector del hospital St. Thomas de Londres (Reino Unido) ha estudiado a un grupo de gemelos con el afán de desvelar las claves que conforman su personalidad. Uno de los casos es el de Debbie y Trudi, comparten muchas cosas pero no el carácter. Mientras que Trudi es alegre, Debbie sufre episodios de depresión profunda.
 
Según las investigaciones del Prof. Spector tan sólo se necesita la alteración de cinco genes en el hipocampo del cerebro para que se exprese la diferencia. Luego esta activación es la responsable de la depresión de Debbie. No en vano la mitad de las diferencias en la forma de ser responden a factores genéticos.
 
Lo que resulta interesante es que, desde el momento en que nace una persona, la carta astral puede reflejar con mucho acierto el carácter y la personalidad que la persona trae al mundo. De acuerdo a su Ascendente y el Regente del Ascendente, podemos determinar si la persona será alegre o triste, si sabrá lo que quiere en la vida y tendrá determinación, o si vivirá una vida insatisfecha o depresiva.
 
Lo cierto es que las estrellas delinean una serie de variables que también podrían cambiar algo, de acuerdo al medio ambiente, la crianza y el despertar de esa consciencia para que aprenda a domar ciertas “actitudes negativas” para beneficio propio. A los padres les resulta útil conocer con anticipación la carta de los hijos, porque de esta manera puede ayudar a moldear el carácter que tendrá en el futuro.
 
Es interesante ver cómo la ciencia y personas como la psicóloga y neurocientífica, Elaine Fox, continúa la investigación de la “mentalidad afectiva” en su laboratorio de la Universidad de Essex (Reino Unido). Su objetivo es buscar patrones específicos de actividad mental. Para ello mide los niveles de actividad eléctrica en los hemisferios del cerebro a través de un electroencefalograma.
 
Pero también sería interesante ver la correlación que pueda existir entre la alineación de los planetas y cómo esta determina o nos comunica la actividad mental de la persona. Claro, la ciencia todavía se encuentra ante una encrucijada con la astrología, pero poco a poco se ha ido acercando y aceptando de que las estrellas, aunque probablemente no determinan, al menos avisan sobre las condiciones que se podrían estar dando como la astrometeorologia, ciencia que determina el tiempo atmosférico, la astrología medica, la que determina las condiciones de salud que podría contraer el cliente y en fin, un sinnúmero de áreas de la astrología que pone al descubierto ciertas predisposiciones.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo