¿Por qué la gente cree que la moda es estúpida?

Por Luz Lancheros

Culturalmente, se ha asociado a la moda como una cosa frívola, meramente femenina y propia del entretenimiento y de la farándula.   Una cosa que no es importante para aquellas ‘mentes maestras’ que creen que la cultura no da tiempo a tales superficialidades.

Pues están lejos de la realidad. Aquí les mostramos los prejuicios más comunes que tiene la gente hacia la moda por puro desconocimiento. Y los refutamos todos.

1. Solo es cosa de gente rica. de hecho, la industria de la moda mueve millones alrededor del mundo. Empresas de fast fashion como Zara han hecho de su dueño, Amancio Ortega, uno de los hombres más ricos del mundo, vendiendo moda de tendencia a precios accesibles (en algunos países). Hoy por hoy, existen millones de personas alrededor del mundo que buscan expresarse a través de las tendencias, siguiéndolas o no. Que los ricos puedan acceder al lujo primario, y a las marcas más publicitadas, no excluye que la gente de clase media y la clase popular no puedan acceder a las tendencias desde otros enfoques.

2. Solo es cosa de gente ‘linda’ y esnob. sí, en la moda se mueve cierto punto de esnobismo y en cada lanzamiento pueden ver a socialités y a modelos y actrices sonriendo, pero eso solo es la punta del iceberg. Detrás de todos los cocteles, regalitos y fotos de sociales existen miles de diseñadores que han aportado su visión creativa a una marca en particular, confeccionistas que comen con su trabajo, publicitarios que buscan un enfoque nuevo en un lugar donde hay enemil marcas para escoger, entre otros muchos empleos. Sin contar todo el trabajo creativo.

3. La gente que sigue la moda es alienada y tonta: ¿acaso los visten sus madres? Esa fue la frase con la que Valerie Steele, historiadora de moda del Fashion Institute of Technology, puede resumir ese cuestionamiento tan superficial, ya que en el solo hecho de escoger la ropa hay un criterio. Hoy la moda ya no cumple un requisito primario de protección: la gente busca expresión a través de ella. Expresión no verbal, tácita. 

4. La gente boba que sigue la moda sigue las marcas: la gente compra marca, aunque no lo crean, buscando identidad, como decía Mark Tungate en su famoso libro ‘De Armani a Zara’. Puede que sea para mostrar ostentación económica, como los chinos y las marcas de lujo, o para complementar su estilo, como en las ciudades del primer y tercer mundo, o para protestar, como la hija de Clint Eastwood quemando su carísimo bolso. La moda, desde su democratización, da multitud de opciones.

5. La moda hace que las niñas quieran ser anoréxicas: no se puede culpar a una industria que hoy en día tiene modelos de todo tipo (incluyendo a las plus-size), por un mandato cultural que no inició propiamente en Vogue. Si bien el control sobre el cuerpo está mediado por estándares e imágenes que la moda apropia para sí, el contexto también cuenta. ¿No? ¿Por qué en Corea del Sur las mujeres se operan para quedar exactamente iguales las unas a las otras y conseguir hombres que las aprueben? ¿Por qué en Colombia y Brasil un buen cuerpo te asegura mejor posición social que la educación?

6. La moda es una gran tontería: que está instaurada desde el inicio de la Humanidad. La moda ha mostrado filiaciones políticas, jerarquías y posiciones en la sociedad. Chanel permitió a las mujeres liberarse del corsé y empoderarse, por ejemplo, para ir a trabajar y moverse. Mary Quant les dio connotación sexual y Dior, en los años 50, les devolvió una imagen de feminidad que perdieron con la guerra. ¿Hablamos de lo que representaron los tenis Nike a la hora de ver que la gente podía salir a hacer deporte? La moda es política, historia y economía.

7. La moda solo muestra cosas que nadie puede pagar ni ponerse: Recuerden que una pasarela es solo una muestra conceptual y artística que un diseñador pone en escena, y que se reinterpretará de diversas maneras en las tiendas.

8. Todo es Alta Costura. Hay categorías en la moda. La Alta Costura es un sindicato profesional en París con años de tradición que te exige materiales, método de trabajo y ciertas horas para estar allí. Sus vestidos son tan caros que solo pueden pagarlos las ricas y famosas. El pret a porter, por otro lado, puede llegar a más gente. La moda conceptual, como la de Iris Schieferstein, es plenamente exhibitoria (pero se vende). Las marcas de alta gama producen cosas de cierto prestigio que muchos pueden pagar (como Calvin Klein). Luego siguen versiones de los diseñadores para marcas más baratas (Christian Siriano para Payless, por ejemplo).

9. Todas las modelos son bobas y esqueléticas: Ya no estamos en los años 90, donde imperaba el tipo de Kate Moss. Personas como Tara Lynn, o agencias como Ugly Models, quieren mirar otros tipos de belleza. ¿Les contamos que en Vogue hay una sección curvy?

9.¿No debería darse cuenta la gente de que la están uniformando? Estos no son los tiempos de Stalin, ni mucho menos estamos en ‘The Wall’. Si bien la moda puede llegar a producirse en serie, hoy la gente quiere mostrar su unicidad (y la hay, vean blogs como The FaceHunter) a través de la moda. Aunque muchos quieran seguir un patrón cultural que esté de moda, otros no lo hacen. Por ejemplo, una chica puede comprar una falda en Zara para verse como Olivia Palermo, pero otra quiere verse como Iris Apfel, o inventar otra imagen. Vean Pinterest y me darán la razón.

10. La moda es tiránica, efímera e ilógica porque no tenemos estaciones. Hay una tiranía del consumo en la que ustedes pueden entrar, o no. Hay medios que les van a decir cómo vestirse y cómo no vestirse. Pero ustedes escogen. Ya pueden hacerlo. Y de eso se alimenta la moda, de la calle.

11. La moda es cosa de mujeres: ¿Les conté la historia de cómo los hombres llegaron a iniciar guerras urbanas por el color de su corbata o las prendas que usaban en particular, desde Colombia en 1854 hasta Ruanda en 1994? ¿Por qué creen que las marcas deportivas y de lujo ven en el fútbol y sus íconos deportivos una mina de oro? O ¿por qué creen que los hombres pueden usar ropa deportiva en la calle como si nada cuando era impensable hace un siglo?

12.  La moda no cura el cáncer: No, no lo hace. Pero es una industria multimillonaria que luego de muchos siglos sigue alimentando la aspiracionalidad y la visibilidad de la gente en ciertos ámbitos y contextos sociales. De igual modo, refleja identidad en las personas. ¿No? Refútenle eso a las marcas de lujo francesas, que les dan a los chinos un puesto de superioridad económica (porque antes estaban uniformados por Mao), o a las casas que copian vestidos icónicos en las películas. Tan solo para comenzar.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo