Que su fantasía sexual no se vuelva una pesadilla a la hora de hacerla realidad

Por Luz Lancheros

Hablamos de una muy común. Los tríos. Los que uno ve insinuados en películas y se ven como el pico más alto de una experiencia sexual que en muchos casos, es magnificada. Sin embargo, ustedes quieren. Y siempre han querido, pero por tabús, por vergüenza o por no tener con quien, aplazan el deseo.

Entonces se les presenta una oportunidad. Aquí les damos algunos consejos recopilados por revistas como Cosmopolitan, Askmen y Blogher para no fallar y terminar en una experiencia traumática, ridícula y vergonzosa.

No funciona si no están lo suficientemente convencidos. Sí, no se vale la incomodidad. No se vale la inhibición, la mirada de “¿qué diablos estoy haciendo?” a la hora de comenzar y, por ende, la timidez y la obvia tensión antes, durante y después de.   Los otros dos lo sentirán.

No funciona si hay preferencias. No se vale relegar a uno de los participantes a solo mirar. Todos los tres deben participar, ya que es muy desagradable e incómodo ver cómo los otros dos se divierten mientras el otro se pierde de todo. Es necesario ser equitativos con lo que se hace, da y recibe.

No funciona si se sienten celosos por ‘compartir’. Mejor dicho, no funciona si sienten algo, o si la relación que tienen con su pareja se va a arruinar por la experiencia después, o si se sienten celosos de ver a alguien por quien sienten algo, disfrutar de la experiencia con otro, así sea cercano y de confianza. Si hay sentimientos y las cosas son complicadas, abstenerse.

No funciona si no quedan los tres complacidos. Los tres deben pedir y tener lo que quieren. Tanto deben dar como deben recibir en la medida que queden satisfechos, o de lo contrario, no lo intentarán jamás.

No funciona si al final quedan remordimientos. Si tienen tabúes relacionados con sus creencias religiosas, si por su educación no se sienten libres haciéndolo, si tienen prejuicios de cualquier tipo, y AÚN ASÍ LO HICIERON, todo va a salir mal.   Porque van a quedar con culpa, traumados, y hasta pueden pensar que el sexo es algo ‘sucio’ o ustedes son lo peor. Y no.

No funciona si no se aceptan sugerencias. Todos deben estar abiertos a lo que los otros dos quieran. Esto es un acto en equipo.

No funciona si se fuerza a alguien a hacer lo que no quiere. No se vale hacer sentir mal y degradado a alguien por solo complacerlos. Las reglas de juego y los límites deben ser claros.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo