Jeans Push Up, reyes de la moda mundial ¿y del mal gusto?

El jean colombiano es una de las prendas más demandadas a nivel mundial. Vean qué tiene de especial.

Por Luz Lancheros

Jean levanta pompa, jean colombiano o jean sinbol, como se le conoce en Colombia, su lugar de origen. Un artículo que dentro de su propio país es objeto de polémica, al ser catalogado como la prenda estandarte de la estética del narcotráfico. Esa que paradójicamente, otros países adoran con el ‘boom’ de producciones como ‘Escobar, el patrón del mal’ o ‘Las Muñecas de la Mafia’. Y cuya adoración por lo sexy ha hecho que se vendan millones de ellos en países como México y también se vendan como pan caliente, vía internet, en Europa ¿De dónde viene este producto?

Colombia y la cultura de la piel

No hay duda. El jean colombiano que ahora enloquece a las latinoamericanas y europeas nació de la estética del narcotráfico. Los grandes señores de la droga que impusieron su poder en los pueblos y ciudades intermedias preferían al tipo de mujer voluptuosa que mostraba sus atributos. Las reinas de belleza y las modelos de ese país, a finales de los 80 y comienzos de los 90, se hicieron de este modo.

Cuando hablamos del levantacola, no hablamos de una mujer que quiere verse mejor sino de horma. Es decir, que forre su piel y no quede espacios de piel entre el jean y el cuerpo. Esto va perfecto con el imaginario que el mundo tiene sobre las colombianas, de ser sensuales, de mostrar piel, de un historial de fábrica de reinas, tratamos de cumplir esas promesas de valor a través de esta prenda”, afirmó en una entrevista del año pasado Gabriel Alvarado Mosquera, director del GranSan, centro comercial bogotano que se podría considerar como el mayor fabricante de jeans levanta cola en el mundo.   Mosquera alude a la creación de marcas emblema como Studio F, que comenzaron hechas para mujeres de esta condición social.

Pero la marca pudo vender esa promesa de valor añadiendo tendencias y moda global, y así consolidarse. Prueba de eso es su conquista en un espacio como Vogue, árbitro de la moda a nivel global. El artículo habla del cuerpo curvilíneo de las latinas y cómo muchas de ellas quieren mostrar la piel (aunque no todas lo quieran). Y de igual modo, tanto como profesionistas, modelos, universitarias o amas de casa, los adoran.

De todos modos, la famosa prenda tiene muchos detractores. Sobre todo dentro de la industria de su propio país.

Por qué lo odian

Quienes están en desacuerdo con el uso de esta prenda, aluden al hecho de presentar a la mujer colombiana y latina como un estereotipo de mujer prostética, cuando el país se está abriendo hasta ahora a la moda global. En los últimos años han entrado a este país marcas extranjeras debido al TLC firmado con Estados Unidos hace poco, y los consumidores de moda tienen acceso a otras prendas y a otras siluetas. No solo por las marcas, sino por las redes sociales y los blogs de moda.

Una de las blogueras y personalidades más conocidas de la industria, Angela Diez, consultora de tendencias en la WSGN, lo definió en su post de hace dos años al respecto:   “¿ Qué es eso que entendemos como narco-estética? En mi imaginario, es la manifestación de ese afán por ostentar de manera exagerada, desproporcionada y grandilocuente lo que se tiene, porque en la narco-cultura el dinero y el poder son las formas de existir en el mundo. Resumida en tres palabras: exuberancia de carnes.”

Pilar Castaño, voz tradicional del ámbito de la moda en Colombia, expresó su opinión al respecto en un  artículo para el diario El Tiempo el año pasado : “ Es un tema de cultura muy arraigado, muy de provincia, y no tiene que ver ni con el estilo ni con la elegancia”, pero aludió en el mismo artículo a la cultura y el amor por la piel en su país.

En conclusión, la prenda tiene sus detractores por mostrar una imagen fabricada y limitada de la mujer, cosa que también criticó la historiadora de moda Valerie Steele al visitar este país el año pasado. También porque en Colombia hay otras propuestas de moda que se están asomando y reconociendo a nivel mundial, prueba de ello son diseñadores como Esteban Cortázar y Haider Ackermann, en los altos círculos. Sin contar las propuestas como mochilas de comunidades indígenas, lencería y vestidos de baño, entre otras.

Pero el jean vende millones afuera. Y es la locura.

Quieren el jean colombiano

“Un solo cliente llega a pedir de 20 a 30 mil lotes. Si en Ciudad de México hay aproximadamente 20.4 millones de habitantes (sin contar los consumidores de otros estados), imagínese lo que se puede facturar si se habla de miles de prendas”, explica Gabriel Alvarado Mosquera sobre las ventas internacionales de la prenda.

En Europa, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE), las exportaciones de jean nacional en 2012 alcanzaron 10, 9 millones de dólares, equivalente al 7,1 de jeans que se exportan en el mundo.

“Hace parte de lo que somos. Esto somos. Tenemos que aceptarlo, y capitalizarlo”, afirmó Camilo Herrera, investigador de RADDAR, instituto que investiga el consumo de moda a nivel Colombia y mundial, en el conversatorio sobre esta prenda que tuvo lugar en el Gran San. “Es la prenda estandarte de la moda colombiana”.

El jean, como dijo uno de los empresarios participantes del conversatorio, puede venderse más barato si es hecho en Perú. Pero el hecho de ser colombiano ya le da un estatus de calidad por encima de sus competidores, por el fit (ajuste) y la hechura.

 ¿El mundo quiere verse sexi?

“A las mujeres en el mundo les gusta verse cachondas”, expresó Anna Fusoni, la gran experta mexicana de moda masiva. En su blog Tela De Dónde Cortar defendió la existencia de este jean y lo proclamó como “la gallina de los huevos de oro”. También explicó su éxitoLos caminos de la moda son tan variados como los gustos de los consumidores que casi nunca van conforme a los dictámenes estéticos de las enemiles pasarelas que se llevan a cabo anualmente, que además le importan poco a la consumidora del montón. Los que las mujeres quieren es verse atractivas y las curvas son parte de la ecuación”, afirmó.

Levi´s, por su parte, si bien lanzó al mercado un jean con bolsillos, en su línea Revel se puede ver cómo la prenda se adecúa al cuerpo de la mujer. ¿Será que el mundo quiere verse sexi? Quizás elementos como Kim Kardashian en Vogue o Sofía Vergara vendiendo su ropa por montones en Estados Unidos, lo prueben.

“En estos momentos el trasero son las nuevas piernas”, dijo Gabriel Alvarado Mosquera en el conversatorio del jean levantacola. “Vean el boom de las instagramers mostrando sus glúteos, o las butt-selfies”, afirmó.

Sea como sea, el jean colombiano se vende, y muy bien. Parece que será el rey de la moda en los próximos años, si la tendencia a ostentar, sobre todo a través del cuerpo, sigue en alza.

¿Ustedes comprarían uno?

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo