Ponerse rojos al beber podría delatar probabilidades de padecer cáncer

Por Beatriz Rojas

El Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo junto con el centro de Alcoholismo Japonés informaron en un estudio que el beber una o dos copas de alcohol y ponerse rojos, podría delatar riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

La investigación publicada en la revista Plos Medicine revela que dicho efecto se debe a una condición genética que sólo el 8% de la población mundial posee y que es propiciado por una enzima que descompone y deshace el alcohol, llamada deshidrogenada 2.

Cuando bebemos, el alcohol se convierte en acetaldehído, químico que causa daños en el ADN y tiene efectos que aumentan la aparición del cáncer de esófago.

Es evidente que si beben y aparece este color en su cara, el alcohol no les está cayendo bien, por lo que se recomienda dejar de tomarlo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo