¿Cuántas personas murieron para hacer su ropa?

Por Luz Lancheros

En la industria de la moda, la maquila es cruel. Miles de puestos de trabajo dependen de ella, pero al costo de ni siquiera tener condiciones decentes de trabajo para producir prendas que en países de primer mundo se venderán por 500 veces su salario. Al peor estilo de “Diamante de Sangre”, mujeres, niños y hombres consumen sus vidas trabajando una interminable cantidad de horas en instalaciones deprimentes y con ínfimos beneficios.

Todo explotó cuando hace un año, un edificio se derrumbó en Bangladesh matando a 1.138 personas. Por supuesto, quienes les sobrevivieron pidieron indemnizaciones a los distribuidores occidentales de ropa, no sin antes causar disturbios. Diversas ONG denunciaron a grandes marcas, ya que se sospecha que subcontrataron su producción.

En el caso del Rana Plaza se reveló la crueldad de la maquila, dispuesta a satisfacer las necesidades del consumidor de pronta moda (es decir, ropa de tendencia que no dura mucho y que va rotando rápidamente, creando una nueva “necesidad”). Por lo general estas marcas han tenido iniciativas ecológicas en sus tiendas y otras tantas de responsabilidad social, pero el negocio demanda otras cosas, lo que hace que el modelo aún no pueda cambiar.

Por esta razón, a nivel mundial, se creó el Fashion Revolution Day. Es una iniciativa global que invita a la gente a ver quién hace su ropa y a preguntarle a las marcas si son realmente responsables con sus trabajadores. Por eso invitan a la gente a tomarse una foto con la ropa al revés, de tal manera que su etiqueta sea visible y le puedan preguntar a la gente, “¿quién hace mi ropa y cómo la hace?” Tanto en Colombia como en Copenhague y en Londres, entre otros lugares,   hay debates sobre el tema, y con personalidades de la industria de la moda.

De igual modo, si ustedes están interesados en ir más allá del activismo simbólico, pueden ir a Clean Clothes y tomar acciones. No es comprar ropa carísima “ecológica” que no se pueden poner. Son acciones pequeñas, pero concretas.

  Vean algunos tips:

1. Si tienen dinero para comprar en la web, asesórense con marcas que sean totalmente éticas a la hora de producir. Es cuestión de investigar.

2.  Compren ropa de segunda y vintage. Hay verdaderos tesoros, incluidas marcas de alta costura y demás. Primero que todo, está de moda. Segundo, ustedes ayudan a reducir la presión de la producción y a mejorar las condiciones de trabajo de las personas. También sabemos que culturalmente, en algunos países, esto es un síntoma de “pobreza” y lo contrario al “estatus”, pero tener ropa nueva de marcas de pronta moda que también tendrán sus mejores amigos o conocidos no hace a nadie diferenciarse, realmente.

3. Insistan a sus marcas favoritas. Pregúntenles por redes sociales cómo hacen la ropa. También investiguen sobre el tema.

4. No necesitan tanta ropa: Por lo general, muchas marcas de pronta moda sacan ropa de tendencia que no duran. Procuren tener ropa que les pueda servir para muchas cosas. Si son hombres, una buena camisa blanca. No pasa de moda. Si son mujeres, un jumpsuit negro, un blazer de tonos neutros. La ropa de tendencia es difícil de combinar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo