10 consejos para sobrevivir si su jefe es un idiota

Por Luz Lancheros

Ustedes llegan a la oficina y lo primero que quieren hacer es devolverse, o tirar a su jefe por una ventana. Les pasa a muchos empleados de la actualidad, no en vano películas como “Quiero matar a mi jefe” y “El diablo viste a la moda” reflejan la inconformidad de muchos y fueron éxitos de taquilla.

Por eso, John Hoover, doctor en filosofía y coach ejecutivo (e “idiota en rehabilitación”) escribió un libro llamado “Cómo trabajar para un idiota”, donde les enseña a empleados desesperados a no perder sus trabajos y sobrevivir ante verdaderos tiranos. De su libro, tomamos 10 consejos que les ayudarán a no odiar lo que hacen, y hacer de su oficina un lugar feliz.

-Aceptar que hay muchos idiotas en el mundo: “Los idiotas no saben que lo son, y cuando llegan a ser jefes no es gracioso. Ellos se creen más de lo que son”, afirma Hoover, quien también dice que hay que resignarse a siempre encontrar a alguien tiránico y nada empático en una posición de poder o al lado de su escritorio.

-No critiquen al jefe: Cambiar la actitud hacia su jefe los librará de sufrir, ya que insultarlos no los llevará a nada concreto. “No seas tú el idiota”, afirma Hoover, quien aconseja que es mejor mantener un ambiente saludable y conservar el trabajo, de paso.

-No acusen a su jefe de algo de lo que podrían ser acusados: Las fallas de su jefe también pueden ser sus fallas, y su jefe hace parte de su equipo. Es mejor pensar en toda su oficina que en las fallas de su jefe idiota en particular, aconseja el autor.

-Únanse a él: “Busca apoyar a tu jefe idiota en los momentos de incertidumbre y duda”, dice Hoover, quien también da pequeños consejos para hacer que este se sienta respaldado. Ayudarle en pequeñas tareas o ser competente en áreas que pronto servirán en el futuro.

-No enfrentar al jefe: Hoover dice que es una manera sensata de conservar su trabajo, y que no está pidiendo que se frustren o sean pasivo-agresivos con su jefe. Simplemente, “persuádanlo” de escucharlos. “Discutir con el jefe solo conseguirá forjarte una reputación horrenda en vez de que te vean como una persona con ideas y sentido común”, afirma.

-Hacer lo que el jefe les pida para ganarse su atención : Si son unos “don nadie” en la oficina, hagan cosas exageradamente para ganarse su atención y estén pendientes de todos los detalles para que él se sienta cómodo. Si él no los valora, no importa: háganlo por su oficina y por ustedes mismos.

-A donde fueres… Imiten la conducta de sus compañeros para lidiar con su jefe. De esta manera, dejarán de ser los únicos que se sienten “que no encajan” con él.

-Actúen bajo su propio interés: Así de sencillo, mientras más competentes se muestren y más respalden a su jefe (así lo odien con toda su alma), conseguirán beneficios para ustedes. Cada cosa que hagan, piénsenla no para su odiado jefe, sino para ustedes mismos.

-Sean amables con el jefe: Hoover aconseja que pueden hablarles con palabras positivas, haciéndole sentir un ambiente agradable, pero tampoco con zalamerías. Así tendrá buena impresión de ustedes.

-No todos los jefes son idiotas en realidad: Aunque hay actitudes de jefes y de compañeros que puedan sacarles de casillas, ustedes mismos pueden llegar a tenerlas, así que no juzguen a su jefe a la ligera.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo