Estas son las 10 tendencias eróticas más insólitas de Japón

Por Luz Lancheros

Japón, dentro de la industria sexual, se ha caracterizado por sus prácticas únicas y originales. No solo el hentai es de este país. Hay prácticas aún mucho más antiguas que aún están arraigadas en esta nación. Aquí les dejamos las más excentricas y particulares.

1. Burusera: Las prendas de ropa interior usadas son un verdadero fetiche para los hombres. Las jóvenes venden sus panties para que los hombres las huelan y experimenten excitación sexual. Pero esto también se amplía para uniformes y prendas escolares. El negocio existe desde 1992, y una mujer puede vender su prenda entre 2000 y 4000 yenes. Su foto debe ir pegada a la prenda.

2. Enjo Kosai: La fascinación japonesa por el aspecto colegial y añiñado es tal, que existen servicios de colegialas acompañantes que satisfacen sexualmente a hombres mayores. Deben ir vestidas como tales para la cita.  Estos contactos comienzan a través de chats, o en lugares donde las chicas dejan sus números de celular. La cita está entre los 180 y 360 dólares, según informó Yumeiki Magazine.

3. Imekura: Se les llama “clubes de imagen”. Allí las fantasías de los hombres se hacen realidad, y mujeres vestidas de enfermeras y colegialas se encargan de “atender” a un hombre, metidas en su papel.

4. Pink Salons: Clubes estéticamente cuidados donde se practica el sexo oral. Esta práctica, dentro de la ley japonesa, no es considerada prostitución.

5. Terekura: “Clubes telefónicos”. Con más de 25 años de existencia, esta práctica consiste en adentrar al hombre a una habitación oscura, y allí recibe llamadas de mujeres interesadas en verse con ellos. Deben llamar solo colegialas. De ahí se puede derivar hacia el Enjo Kosai, informa el portal Japonismo.

6. Pansu Getta: Es un juego “nuevo” en Japón. Una mujer anuncia en Internet que ha escondido sus panties en algún punto de la ciudad. La chica debe dejar pistas, y el ganador es quien la encuentre primero.

7. La novia cumple fantasías: En June Bride Soapland una mujer puede ganarse hasta 615 euros por solo vestirse de novia y bañar a su cliente. Cada vez que una de ellas entra a la habitación con su cliente, suena la tradicional marcha nupcial.

8. El cuerpo como lienzo: En el hotel Dayo Zenin Syugo, las mujeres son lienzos. Se pueden pintar con tinta y pincel tradicional. Antes de que el cliente se vaya, la modelo estampa una huella que este se pueda llevar como recuerdo.

9. Muñecas inflables: Empresas como Orient Industry crean muñecas hiperrealistas, que se pueden ajustar a las necesidades de sus clientes. Pero ya hay lugares donde se alquilan.

10. Shunga: Así se le denominó al arte erótico japonés que imperó en los periodos Edo y Meiji de la historia de ese país. Hoy en día, estos grabados, creados en el siglo XIX, son verdaderas reliquias de arte, y son consideradas de alto valor pictórico. Es frecuente ver escenas sexuales explícitas, con genitales mostrados con crudeza (los de los hombres son magnificados). Las mujeres casi siempre están en posición de sumisión. Las pinturas más curiosas son las que muestran a las mujeres siendo poseídas por animales como pulpos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo