¡Asquerosos! 10 horripilantes platos que la gente adora comer

Por Luz Lancheros

Aunque hay particularidades gastronómicas para cada cultura, para ciertos paladares algunos platos resultan verdaderas pesadillas.

Estos son los platillos más extraños que recopilamos de portales para viajeros:

1. Coctel de dedos humanos: Así como lo leen. Es el coctel Sourtoe, hecho en el famoso hotel Downton de Dawson City, Canadá. Las reglas son beber el trago y tocar el dedo con los labios. El dígito no debe tragarse; quien lo hace, debe pagar una multa.

2. Sopa de murciélago: Se sirve en la Isla de Palau, Filipinas. Se echa un murciélago entero con un caldo de verduras.

3. Langosta viva: Se tiene que comer directamente del plato. Se sugiere acompañarla con alcohol para sentir menos “impresión”.

4. Gónadas vivas de erizo de mar: Los erizos no solo son piedras con espinas, según los gourmets, tienen partes carnosas muy “ricas”. Una de ellas son sus gónadas, que todavía vibran cuando el animal es partido en dos. Y eso hay que comerlo crudo.

5. Gusanos blancos: En la desértica Australia, comérselos vivos es una costumbre, ya que representan una gran fuente de proteína. Se mastican hasta que dejan de moverse. En los restaurantes elegantes se sirven en sopa.

6. Corazón pulzante de cobra: En Vietnam se drena la sangre del reptil y se sirve el corazón. Luego se beben su veneno y bilis combinados.

7. Concha de aves muertas: Entre más podrido sepa, mejor. Kiviac: Así se le conoce a este plato de Groenlandia. Se colocan muchas aves dentro de una piel de foca; posteriormente, se deja “añejar” durante ocho meses. El resultado final es una masa seca por la carne descompuesta. Es comestible.

8. Balut: Es un huevo de pato fertilizado que se come crudo. Se cocina en el Sudeste Asiático.

9. Tarántula frita: Se come en Camboya. Las patas quedan tiesas. Se describe su carne como “tierna y deliciosa”, a pesar de tener órganos y excremento dentro.

10. Vino de feto de rata: Se prepara como una exquisitez en Corea. Se deja añejar hasta por cinco años.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo