VIDEO: Los animales más graciosos de Vine

Por Eduardo Contla


Nuestras mascotas siempre traen alegría a nuestros hogares, nos brindan su amor y su cariño, además de compartir momentos increíbles con nosotros.

Sin embargo en el momento en que decidimos incorporar una mascota a nuestra vida, debemos tener en cuenta que tomamos un compromiso muy importante aceptando los pro y los contra a los que nos enfrentaremos. 

Para los amantes de los animales tener una mascota supone una gran alegría, y si hay niños de por medio, representa adquirir una obligación constante, y una ayuda para que cuando sean mayor, sepan enfrentar los problemas con responsabilidad.

Un estudio de la Universidad de Belfast, Irlanda, afirma que los dueños de mascotas manifiestan una tendencia a ser más saludables y enfermaban menos.

La convivencia con las mascotas contribuye a que los niños aprendan valores positivos como el respeto hacia los animales y la vida.

Ellas son una fuente de alegría y diversión para toda la familia, y con su compañía nos enseñan a disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

Tener una mascota es una buena manera de establecer contactos sociales más positivos, conociendo a otras personas con quienes compartir anécdotas y experiencias sobre ella, ampliando así el círculo de amistades.

Los cuidados y el amor hacia los animales nos hacen demostrar mayor empatía y actitudes positivas hacia ellos, y así aprendemos a actuar de la misma manera con las personas.

Disminuyen el sentimiento de soledad: su presencia constante hace que las personas se sientan más confiadas, seguras y protegidas. 

Y siempre nos hacen pasar muchos momentos de diversión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo