Rápida pérdida de peso es tan efectiva como bajar de forma lenta

Un equipo de expertos demuestra que el tiempo que tarda una persona para bajar de peso no tiene ningún efecto en el resultado sostenido.

Por Metro World News

Una nueva investigación muestra que la pérdida de peso efectiva no está determinada por la rapidez con que se quema el exceso de grasa.

El estudio, dirigido por Joseph Proietto, profesor de Medicina en la Universidad de Melbourne y Jefe de la Clínica de Control de Peso en Austin Health en Australia, establece que la pérdida de peso de forma lenta y constante no reduce el monto o la tasa de recuperación de peso en comparación con la rápida reducción de peso.

“En todo el mundo la mayoría de los dietistas aconsejan a los pacientes a perder peso de forma gradual, ya que creen que el más rápido se pierda, más rápido se puede recuperar. Esto se basa en la creencia de que la obesidad se debe principalmente a la mala forma de vida, por lo que si tu pierdes peso poco a poco te das tiempo para cambiar tus hábitos y por lo tanto mantener el peso”, explica Proietto.

El equipo de científicos supervisó 200 adultos obesos (IMC 30-45) que fueron asignados al azar a un programa de 12 semanas de pérdida de peso rápido (RWL) con una dieta muy baja en calorías (450-800 kcal / día) o a un programa de 36 semanas de pérdida de peso gradual (GWL), reduciendo el consumo de energía de los participantes en aproximadamente 500 kcal / día en línea con las directrices actuales de dietas de pérdida de peso.

Los participantes que perdieron más del 12,5% de su peso corporal después se pusieron en una dieta de mantenimiento de peso durante tres años. Los resultados, publicados en la respetada revista médica The Lancet, encontró que los participantes que perdieron peso más rápido tenían más probabilidades de alcanzar su meta de pérdida de peso: 81% de los participantes en el grupo RWL perdió más de 12,5% de su peso corporal en comparación con el 50% en el grupo GWL.

La razón es que una ingesta de carbohidratos limitados, como parte de una dieta muy baja en calorías, podría promover una mayor saciedad y menos ingesta de alimentos mediante la inducción de la cetosis – un estado metabólico que obliga al cuerpo a quemar la grasa, lo que lleva a la producción de cetonas, los quebrantados productos de la quema de grasa, que son conocidos para suprimir el hambre.

Los participantes al darse cuenta de su rápida pérdida de peso también podrían estar más motivados para continuar con la dieta. Sin embargo, las dietas muy bajas en calorías siempre deben llevarse a cabo bajo la supervisión de expertos calificados, ya que son conscientes de los métodos más eficientes para proporcionar cantidades adecuadas de proteína y micronutrientes esenciales bajo una restricción muy estricta.

“El estudio indica que para bajar de peso, un enfoque lento y constante no gana la carrera y el mito de que la pérdida rápida de peso se asocia con recuperar el peso de forma rápida no es más verdad que la fábula de Esopo”, explican el Dr. Corby Martin y el profesor Kishore Gadde , del Pennington Biomedical Research Center, Baton Rouge, EE.UU.

Y agregan: “Los médicos deben tener en cuenta que los diferentes enfoques de pérdida de peso pueden ser adecuados para los distintos pacientes en el manejo de la obesidad clínica y que los esfuerzos para frenar la velocidad de la pérdida inicial de peso podría dificultar su éxito de pérdida de peso final”.
 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo