11 típicas frases que toda madre latina ha dicho

Por Luz Lancheros

Las madres de los jóvenes y adultos que fueron niños desde la década de los 70 hasta la de los 90 tienen un repertorio de frases muy particular. Aparte de implementar ya anticuados métodos de castigo (como la chancla voladora o la correa, entre otros), siempre se hicieron notar por sus dichos, tan característicos de ellas. Aquí recopilamos varias, en 11 situaciones. Si ustedes crecieron en esta década, se sentirán identificados.

Líder de la manada: “Usted no se manda solo”, “Mientras viva bajo este techo se hace lo que yo diga”, “Porque sí”, “Porque no”, “Porque soy su mamá”, “Deje eso quieto”, “Me respeta o le (inserte castigo aquí”, “No me busque (inserte su nombre aquí) o me encuentra, no me busque”.

Gratitud (por lo general mal remunerada) del hijo hacia la madre: “Cría cuervos y te picarán los ojos”, “Todo lo que me he sacrificado por ustedes y miren como me pagan”, “Algún día me iré de esta casa y van a ver qué hacen”, “Ojalá mi Dios no les cobre todo lo que me hacen”.

How to (quehaceres del hogar): “No haga mal la cama. Qué tal que su esposo me la devuelva”, “Arregle ese chiquero” “¿Y así se piensa casar?” “Deje ahí, yo hago (inserte oficio doméstico acá)” “No me desacomode nada”, “Acabo de ordenar esta casa y usted ya me la está desarreglando” “Sea ordenado, qué van a decir los que vivan con usted”, “Siempre hago todo yo en esta casa, no sé que harán cuando me muera”.

Vestimenta: “Con eso parece una cualquiera” “¿Y piensa salir vestido así a la calle?”,” Péinese”, “Ese pelo/cara, de por Dios”. “Tápese que le entra el sereno/chiflón/viento”, “Tápese”.

Accesorios (nuevo piercing o tatuaje): “Ay, mijito”, “Pero qué fue lo que se hizo”, “Ay de por Dios (inserte su nombre completo aquí)”, “Ay de usted si su papá le descubre eso, ay de usted”. “¿Y ahora yo que le digo a su papá?”

Consejos sentimentales: “Con esa actitud jamás va a conseguir novio”, “Pero si usted es muy guapo, más de una (o) se moriría por estar con usted”, “Espere y verá que cuando menos lo piense ya llegará el amor de su vida, se acordará de mí”, “¿Pa qué se va a casar? Para tener a alguien que le fastidie la vida”, “¿Por qué tanto afán por conseguir a alguien que ni la deje salir?”, “Esa persona no le conviene, yo sé por qué  se lo digo”, “Se va a quedar a vestir santos”.

Economía: “¿Usted cree que yo siembro/defeco dinero?”, “Gánese las cosas (inserte sus dos primeros nombres acá), gánese las cosas”, “Uno ahí verá como le hace”, “Mi Dios proveerá”, “Mañana será otro día”, “Algún día, mijito, algún día”.

Amistades: “O sea que si Pedrito se tira de una ventana, ¿usted también?”, “¿Y a mí que me importa que Marianita tenga la falda y usted no?”, “Juanito no me gusta”.

Comida: “Acá se come lo que hay”, “Usted rechazándome la comida y tanto niño de África desnutrido”, “Cómase todo o lo (inserte posible y probable acto violento aquí)”, “Desperdiciar es pecado”, “¿Y eso fue lo que comió? Se me está volviendo anoréxica”.

Karma: “Búrlese, pero ya verá cuando tenga sus hijos”, “Espere y verá como la vida le cobra toodas las cosas que haga”, “Ojalá su hijo no le salga peor, ojalá”.

Profecía cumplida: “Se lo dije”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo