TESTIMONIO: “Yo pude superar el cáncer de mama”

Hoy se celebra el Día internacional de la lucha contra el cáncer de mama. Sin embargo, todo el mes de octubre millones de personas alrededor del mundo difunden información respecto a la sensibilización y concietización de este problema.

Por Beatriz Rojas

Ante esto el Jefe del Servicio de Ginecología Oncológica en el Instituto Nacional de Cancerología México, David Isla Ortíz nos mencionó: “La cirugía puede cambiar la forma en que lucen las pacientes. Otros tratamientos pueden afectar su humor. También tienen efectos secundarios tales como la pérdida o el aumento de peso, la caída del cabello y los cambios en la piel también pueden cambiar la forma en que las pacientes lucen. El cansancio puede hacer más difícil mantener su apariencia. El tipo de tratamiento, los medicamentos y sus dosis, así como la programación del mismo, tienen un impacto en los efectos secundarios que se pueden presentar. La gravedad de dichos estragos varía de acuerdo con la persona. Los mismos tratamientos pueden causar efectos secundarios en algunas personas, pero en otras no”.

Al respecto, les presentamos un ejemplo de vida que pudo, y no para de luchar día con día contra esta terrible enfermedad.

Fé, valentía, positivismo y ganas de vivir fueron parte de las características que distinguieron a María Guadalupe Rojas Hernández, sobreviviente de cáncer de mama, quien hoy nos comparte su historia.

María Rojas tiene 40 años y en 2011 fue diagnosticada con cáncer de mama de tipo hormonal y genético. Como consecuencia, se sometió a una mastectomía radical de su seno derecho (extripación de toda la mama) y retiro de 19 ganglios, en los cuales ya tenía metástasis.

Este cáncer se le diagnosticó en una de las etápas más peligrosas. Sin embargo, ella nunca titubeó y aunque varios médicos no le daban muchas esperanzas, se aferró a la única oportunidad que le brindó un cirujano oncólogo, quien fue quien la intervino quirúrgicamente.

Rojas mencionó que ella se hacía revisiones periódicas, pero que al momento de detectarle la tumoración, los médicos que la revisaron pensaban que era un tumor benigno.

Fue necesaria una biopsia (extracción de tejido mediante un tubo hueco), ahí la sobreviviente supo que tenía este padecimiento y que justo en ese momento cambiaría su vida de una forma drástica.

El primer paso sería una cirugía y posteriores tratamientos que hasta la fecha sigue llevando a cabo.

La operación fue sólo el principio, pues luego de la intervención, se sometió a 20 quimioterapias que la despojaron de su cabello, mancharon su piel y la debilitaron hasta el punto de ya no poder trabajar.

Como consecuencia, sus sentimientos se vieron afectados además de su salud. Los problemas económicos se hicieron presentes, pues perdió su trabajo y también a su pareja.

Al respecto, Rojas mencionó que fue la etapa más difícil de su vida. Sin embargo este lapso le ayudó a entender cuánto debe valorarse y valorar la vida que ahora tiene.

Ante todo, cualquier mujer debe apreciarse por lo que es, amarse a sí mismas sin importar si sus parejas las apoyan o no”, mencionó Guadalupe Rojas.

El cáncer de mama me ha enseñado muchas cosas, ahora me amo más y me respeto. Aprendí día con día a valorar más lo que tengo y a las personas que en verdad me quieren”.

Muchas mujeres que han padecido esta enfermedad y han enfrentado el tratamiento tan fuerte de quimioterapias y radioterapias no vuelven a ser las mismas. De esto nos comenta María Rojas.

Esa enfermedad me enseñó a ver la vida de una forma distinta, de disfrutar lo hermoso que es despertar y saber que estas viva, a saber que existe una luz hermosa en el sol, que hay cosas valiosas más allá de lo material. Conocer quién me ama de verdad y quién no. Me enseñó a ser valiente, fuerte y no temerle a nada”, compartió con una sonrisa en el rostro María Guadalupe Rojas.

De lo más difícil que tuvo que confrontar con esta enfermedad, fue: “Al momento de someterme a la cirugía del catéter (dispositivo que se introduce de forma intravesona para administrar las quimioterapias en una de las venas principales del corazón) me perforaron un pulmón, pero afortunadamente los médicos se encargaron de reestablecerme a tiempo” (este riego es latente para esta cirugía por la cercanía a estos órganos). Entre otras cosas: la vanidad, verme a un espejo y saber que ya no contaba con uno de mis atributos físicos que más quería, y ver una cara que denotaba cáncer”.

Durante el proceso también “tenía que verme fuerte para mi familia, pues no quería verlos sufrir, ni que supieran que estaba siendo demasiado duro para mi. Yo quise ser valiente para mi y para ellos, demostrarles que sí podría”.

Hoy estoy orgullosa de mi por haber superado ese duro golpe. Esta es una lucha muy fuerte , luego de la operación, las 20 quimioterapias, el año de terapia alternativa, las 33 radioterapias a las que me sometí y las pastillas durante 5 años que debo seguir tomando, son un claro ejemplo de que una debe cuidarse, no bajar la guardia y seguir acudiendo a las consultas periódicas de monitoreo de este padecimiento”.

De la prevención, esta luchadora contra el cáncer de mama expuso: “Debemos revisarnos cada mes. Si encuentran alguna bolita en sus senos, deben ir de inmediato con un especialista oncólogo, pues ellos serán los encargados de hacerles los estudios pertinentes.

Guadalupe Rojas es activista a favor de la lucha contra el cáncer de mama, luce maravillosa y piensa que todo es posible si se tiene fé.

En la galería de fotos: ¿Qué es el cáncer de mama?

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo