Estudio: Niños comen menos después de jugar "Angry Birds"

Un reciente estudio podría contribuir a mejorar los hábitos alimenticios infantiles.

Por Beatriz Rojas

La investigación realizada por la Universidad Ryerson (Canadá) sugiere que jugar videojuegos antes de las comidas ayuda tanto a niños como adolescentes a mantenerse saludables y felices.

El autor del estudio, Nick Bellissimo, también encontró que los niños que jugaban “Angry Birds” consumen en promedio 50 calorías menos que cuando no realizan alguna otra actividad. Al respecto, se mencionó que este estudio es el primero en demostrar que el hecho de jugar videojuegos contribuye a un menor consumo de energía en la próxima comida.

“De hecho, este resultado nos obliga a reexaminar todo lo que creíamos saber sobre el efecto de la exposición en la pantalla y conducta alimentaria en niños dentro del rango de peso saludable”, mencionó ellissimo.

El estudio se realizó a chicos, de entre 9 y 14 años, que tenían un peso corporal saludable. Posteriormente, se pidió a un grupo de los participantes a jugar “Angry Birds” durante 30 minutos, mientras a otro grupo se les ordenó sentarse en silencio durante media hora.

Luego de la práctica se les dio pizza, pidiéndoles comer hasta que se sintieran satisfechos.

El resultado de dicha investigación mostró que los niños que jugaron “Angry Birds” se mostraron más felices y comieron menos. Esto quiere decir que “si un niño se siente contento y posteriormente juega videojuegos no comerá en exceso en su próxima comida”, finalizó Bellissimo.

En la galería de fotos: ¿qué pasa con los padres que están preocupados por el efecto de los videojuegos en la salud de sus hijos?

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo