Recomendaciones para enfrentar la cena de Navidad: desayuno liviano, descontar la once y más

Por CATALINA RUIZ

A sólo un día de la tan esperada cena de Nochebuena, la nutricionista de la Universidad Mayor, Eloina Hernández, entrega recomendaciones para enfrentar la comida nocturna sin preocuparnos por las calorías de más y también para no sobrealimentarnos durante las horas previas.

“Incorporamos un hábito que los chilenos habitualmente no tememos que es la cena y esta cena normalmente consta de una cena especial rica en calorías, por lo tanto este tiempo de comida puede que aporte un porcentaje importante de los requerimientos de energía o calorías que necesitamos en un día, entonces la idea es que durante el día consumamos lo mismo que nosotros necesitamos”, indica la especialista.

Frente a este panorama, lo ideal es organizar las comidas del día de la la forma más liviana y sana posible, sin mucho aporte calórico.

1. Desayuno: Se recomienda la ingesta de lácteos descremados con alguna rebanada de pan con agregados como huevos, jamón o un trozo de queso. “No debe ser un desayuno en grandes cantidades ni con alimentos hipercalóricos, por lo que es mejor no comer pan de pascua o algún postre”, recomienda la nutricionista.

2. Almuerzo: La idea es que sea rico en verduras más proteína como carne, atún o huevo. Si se opta por postre, lo recomendable es que sean frutas.

3. Cena: Se debe “saltar el tiempo de comida de la once para no cenar” más allá de las 9 de la noche, indica Hernández, agregando que en este tiempo familiar no “debe haber tanta restricción alimentaria, sino que tiene que ser antes o el día después, porque lo importante es disfrutar lo que significa, disfrutar, reunirse, compartir y celebrar Navidad”.

Respecto a otros hábitos alimenticios, como es el caso de los snacks de media tarde o media mañana, la especialista de la Universidad Mayor especifica que “ojalá la gente prefiera fruta, lácteos descremados o una barra de cereales”.

También es importante recordar, agrega Hernández, que las porciones son un detalle que no debe dejarse pasar, porque “el gran porcentaje de sobrepeso y obesidad que tienen los chilenos está considerado por dos cosas anormales: los hábitos” y la cantidad de comida que se ingiere.

Otro error durante las horas previas a la cena es no consumir ningún tipo de alimento, pues “se acumula apetito y cuando llega el momento de comer lo haces en grandes cantidades desproporcionadas. Además, cuando uno come más rápido tiende a comer más y es capaz de comer una mayor cantidad”.

Respecto al “picoteo” previo o posterior, algunos alimentos saludables son los tomate cherry, el queso de cabra o los frutos secos; mientras que para el alcohol, se recomienda que sean los con menos calorías como el vino o el espumante y en el caso de que sean destilados, la bebida light es la mejor opción.

Hernández concluye que para el día siguiente a la cena de Navidad, lo ideal es que también “se disminuya la ingesta y se consumiera una alimentación más rica en frutas y verduras, eliminando un poco más los azúcares”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo