Así funciona el tratamiento no invasivo que  mejora los síntomas del Parkinson

La innovadora técnica estimula zonas específicas y profundas del cerebro, logrando en aquellos que padecen la enfermedad, complementar y mejorar la efectividad de los tratamientos farmacológicos, y conseguir mejoras significativas en los síntomas motores y no motores.

Por publimetro


En nuestro país el Parkinson afecta a entre el 1% y 2% de la población mayor de 65 años lo que representa al menos 30 mil personas que padecen esta enfermedad neurológica. Si bien en los últimos años la medicina se ha abocado a buscar señales que brinden un mejor tratamiento a quienes lo padecen, hace tres años se están aplicando en Chile procedimientos no invasivos y con resultados efectivos como es la Estimulación Magnética Transcraneana Profunda (Deep TMS).

El tratamiento de Parkinson con la tecnología Deep TMS, llegó a Chile de la mano de la Clínica Neuromagnetics. Se trata de un procedimiento indoloro que no presenta efectos sistémicos ni secundarios. Inducido por una bobina sobre la cabeza del paciente se generan pulsos electromagnéticos que estimulan e inhiben las  zonas específicas y más profundas de la estructura del cerebro.

Según Jimmy Stehberg, Doctor en Neurociencia, y quien ha participado activamente a nivel mundial en el desarrollo de Deep TMS, esta tecnología se utiliza en el Parkinson “tanto para mejorar la efectividad de las terapias farmacológicas existentes, como para aumentar las respuestas de los síntomas motores y no motores. En el fondo, trata de normalizar la actividad cerebral que está afectada por la enfermedad y puede extender durante el día, en promedio, casi el 40% las respuestas positivas de los medicamentos”.

En 12 sesiones, cada una de ellas de 45 minutos, el tratamiento potencia los efectos terapéuticos de la L-Dopa (medicamento más utilizado para tratar esta patología) y a la vez, controla sus efectos adversos.

Los pacientes tratados con esta tecnología muestran mejoras significativas y efectos inmediatos en disquinesia (movimientos descontrolados y no funcionales), temblor, rigidez (aumento de la tensión de los músculos) y bradiquinesia (lentitud de movimientos). Además, mejora otros síntomas asociados con esta enfermedad, como es la depresión.

Stehberg agregó que “se obtiene en promedio algo similar de 8 puntos en las escalas más utilizadas en neurología. Son mejorías asociadas a los síntomas de rigidez y en la sensación de estabilidad. Recobran bastante el equilibrio, pueden volver caminar sin ayuda, moverse algo más rápido y ganar más independencia, lo que les permite mejorar su calidad de vida”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo