La hora mágica: conoce qué es y cómo sacarle provecho para tomar fotografías

Por Jaime Liencura

Al igual que una modelo se enamore de alguien sin plata, que un estudiante se saque un siete sin haber estudiado o que el hijo de la vecina se parezca al panadero,hay cosas que se explican solo por el arte de la magia. Y ese elemento puede traspasarse al sensor de una cámara fotográfica y hacer que una foto ordinaria se convierta en una extraordinaria. Es lo que en el mundo audiovisual se conoce como “la hora mágica“.

 
Definida como el momento del día de pocos minutos que sucede justo cuando el sol se pone y la noche aparece, esta “hora mágica” se destaca por tener una iluminación suave y difusa, que no se consigue en otro momento más que en ese. De hecho, las sombras son muy suaves e incluso, en algunas ocasiones y dependiendo del ángulo en que se tome la foto, podría desaparecer absolutamente la sombra. 
 
Durante marzo, esa hora se da aproximadamente entre las 07:10 y las 07:20 en la mañana y las 19:50 y 20:00, justo cuando las nubes comienzan a adoptar un color anaranjado e incluso rosado. Cabe recordar que con el avance de los días, en el bloque de la mañana el horario se irá retrasando, llegando incluso a desplazarse hasta las 08:00. Por el contrario, en la tarde, el horario se irá adelantando hasta llegar cerca de las 18:30, todo esto cerca de junio. 
 
Jorge Geoffroy, administrador del grupo de Facebook “Fotógrafos Puristas” indica que “también llamada hora dorada u hora azul, es un momento en que la luz del sol nos entrega matices más sauces y cálidos y se da cuando el sol está por bajo los 6º sobre el horizonte y hasta los -6º bajo éste”.
 
Especialista en capturar imágenes sin tratarlas después con programa de edición alguno, este artista y también director de Ojo de Vidrio entrega consejos para aprovechar este momento del día.”Lo primero que hay que hacer es olvidarse del modo automático de la cámara y si es posible, también desactivar los balances de blancos automáticos. Luego hay que buscar varias tomas hasta que se consiga lo que desees capturar. Con eso, ya se capturará una bonita foto”, dice.
 
Para Alexander Anthony, administrador del grupo República Fotográfica, todo depende de la creatividad. “Siempre hay que tener en cuenta que el paisaje estará presente, ya sea en primer o segundo plano”, advierte.
 
“A menudo, se crean imágenes en que el retrato es nuestro punto de interés, entonces, en el contexto de la hora dorada u hora azul, podríamos incluir objetos fabricados en vidrio, los cuales podrían entregar imágenes únicas. Un ejemplo es una copa de vino la que, con esa luz, se vería con un fondo maravilloso”, recomienda Anthony.
 
Pero aclara que “yo haría una sugerencia: darle mayor protagonismo a la hora mágica, ya que los colores que se consiguen son impensados en cualquier hora del día”.
 
Sólo para conocedores: 
 
Para quienes ya saben cómo mover los valores de diafragma, velocidad de obstrucción, sensibilidad ISO de sus cámaras, entre otros, Alexander Anthony indica que es importante estar preparado y contar al menos con un trípode o una superficie plana donde trabajar.
 
“La idea es tener la cámara preparada y estar posicionado unos 30 a 15 minutos antes del amanecer o atardecer. Durante esos minutos es posible capturar esa luz suave con sombras tenues que es maravillosa. El trípode permitirá jugar con la velocidad de obturación, darle un valor ISO más bajo y así no afectar la calidad del resultado”, dice el fotógrafo.
 
Con ello, es casi seguro que se obtendrá una imagen maravillosa. No obstante, para quienes buscan después trabajar la foto con algún programa de edición. Anthony recomienda “disparar en formato RAW, con un ajuste de balance de blanco en nublado”. 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo