Odontólogo chileno crea método para tratar cuadros de dolor y bruxismo

Este método trata los problemas en la articulación de la mandíbula (ATM), por ejemplo, cuando suenan al masticar; el dolor de cara y cráneo (dolores de cabeza); la tensión y el cansancio en estas estructuras y en la musculatura masticatoria (mandíbula, sienes); también trata los problemas de oclusión dentaria.

Por Publimetro

Tras diez años de estudio y práctica clínica, el desafío del doctor Rodrigo Loyer era crear un método con procedimientos, protocolos, objetivos de tratamiento y con un sistema de información al paciente que le permitiera modificar o adquirir una cultura odontológica que responde a un nuevo paradigma en salud.

El innovador “Método Loyer” surgió de la necesidad de ayudar a un grupo de personas que estaban fuera del circuito de atención odontológica. Era el tipo de paciente que sufría de dolor facial o cráneo-facial “misceláneo”, es decir, que no tiene causa conocida y cuyas molestias generalmente confunden e impiden un diagnóstico certero.

Principalmente profundiza en el bruxismo y sus consecuencias en el sistema masticatorio, considerando la unidad funcional entre cuello, cabeza, cara y mandíbula.

Este método trata los problemas en la articulación de la mandíbula (ATM), por ejemplo, cuando suenan al masticar; el dolor de cara y cráneo (dolores de cabeza); la tensión y el cansancio en estas estructuras y en la musculatura masticatoria (mandíbula, sienes); también trata los problemas de oclusión dentaria. A pesar de que el Método Loyer no trata el cuello, sí realiza un diagnóstico inicial del mismo, para poder monitorear sus mejorías e identificar una posible interferencia en el tratamiento del bruxismo.

Loyer explica que este tratamiento tiene su génesis en los estudios del sistema nervioso autónomo, en el sistema nervioso en general y luego en la reflexión de prácticas, técnicas de pacificación del dolor y de devolución de la función que venían de la kinesiología. A través de ella, pudo tener acceso a la electroacupuntura médica contemporánea.

En su carrera como odontólogo escuchó relatos muy variados de pacientes que le comentaban que tenían dolores que nadie había solucionado. Explica que “a estos pacientes los derivaban al siquiatra,  les indicaban usar placa de relajación para siempre. Se sentían responsables por ser estresados y lamentablemente  la mandíbula era el órgano de choque, incluso algunos pacientes me planteaban cambiar radicalmente su estilo de vida”.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo