¡Prepárate para esquiar!

Una correcta hidratación, lentes y bloqueador solar, bototos, buzo térmico, guantes, bastones y esquíes, es lo que necesitas para ingresar a las blancas pistas, más cierta cantidad de dinero para adquirir ticket, y tomar clases si es necesario.

Por andrea urrejola

Con la apertura de los centros de ski, a mediados de julio en la Región Metropolitana, es imposible no escuchar el llamado de la montaña y subir a esquiar. Para hacerlo por el día, necesitas por lo menos unos $70.000. Entonces considerando que ese gasto no es menor, si quieres ahorrar dinero en la alimentación puedes llevar sándwich, algunos snacks, chocolates (que aportan energía y ayudan al calor corporal), agua pura o mineral y Coca-Cola.

“En la nieve la hidratación es muy importante”, afirma Vilma Torralbo, instructora de ski en Francia por más de 25 años, quien además ha trabajado en todos los centros invernales de Chile. “En especial yo recomiendo que lleven Coca-Cola, porque a la gente le baja la presión con la altura, y esta bebida ayuda a estabilizarla”, dice la experta, junto con agregar que para practicar ski no se requiere de una alimentación exclusiva o prepararse previamente con ciertas comidas o dejar de consumir ciertos alimentos.

“Farellones y El Colorado tienen zonas donde se puede hacer pic-nic y además arrendar trineos. También en el camino a Valle Nevado hay un espacio donde se puede hacer trineo y refugios donde estacionarse y consumir cocaví. Por ejemplo, está la típica Casa de Piedra, donde los arrieros guardan sus artilugios y la gente se detiene para contemplar el paisaje y comer”, dice Vilma.

Ahora bien, si tienes un holgado presupuesto para este viaje a la nieve, puedes almorzar en los exclusivos restaurantes de los centros de montaña, donde todos gozan de una vista espectacular y exclusivo menú.

 

La ropa y el equipo

Respecto de la ropa adecuada para subir a la nieve, la instructora de ski, Vilma Torralbo, aconseja vestir con unos buenos bototos (y ojalá con broches), calcetines de lana (pero no de esos chilotes, porque duelen los pies), pantalón de buzo o jeans y con medias o pantys debajo, camiseta, chaleco y parka, guantes, gorro y lentes de sol de buena calidad (además, que no se empañen). “Los lentes de sol son muy necesarios, porque conozco casos de personas que por no usarlos se han quemado la retina y perdido la vista”, asegura. Además, menciona en este punto la infaltable pantalla solar.

Si tienes ropa térmica y calzado de las mismas características, obviamente que será la más adecuada para subir a la cordillera.

Sobre el ski la profesora de este deporte entrega un consejo esencial: “El ski, a la persona que lo usará, no tiene que llegarle más alto que la nariz. Este es un consejo para los principiantes”.

 

En la pista

Si vas ocasionalmente a la nieve, la mejor alternativa para esquiar, es arrendar el equipamiento (botas, ski y bastones). Mejor aún si también puedes alquilar el buzo térmico para la nieve.

El equipamiento para andar en la pista se puede arrendar en los mismos centros. Por ejemplo, puedes viajar a Portillo libre de equipamiento y arrendar esquíes con fijaciones, botas, bastones, snowboards, botas de snowboards, todo para adultos y niños.

Como referencia, en Portillo cuesta $26.000 arrendar por día, un equipo estándar adulto (esquíes, botas, bastones); y $20.000 uno estándar para niños. Con respecto del ticket diario de andarivel, en la temporada alta (que es la actual y hasta mediados de agosto), éste tiene un precio promedio de $38.000, adultos, y $26.500, niños.

“Recomiendo a los principiantes que tomarán clases de ski, no comprar ticket sin preguntarle al profesor si están aptos para entrar a la pista solos. La situación es muy engorrosa si la persona novata sufre un accidente… ¡imagínate cómo baja!”, dice la instructora de ski. Y agrega: “La gente no sabe que el ticket para principiante es siempre más económico que el para todo tipo de pista”.

Si deseas tomar clases de ski, debes saber que éstas fluctúan entre los $30.000 y $50.000. El primer valor corresponde a clases colectivas y el segundo a clases particulares, las que suelen durar entre 1 y 2 horas como máximo. 

Otro dato interesante, es que las pistas verdes son para principiantes, las azules para personas un poco más expertas, las rojas para niveles avanzados y la negra para profesionales. “Cada pista está señalizada con paneles y es responsabilidad de la persona ingresar a la pista adecuada a su nivel. Nadie le andará diciendo usted no es de aquí, ni lo estará vigilando. Sin embargo, una regla de oro del esquiador dice que debe cuidar y respetar al esquiador que tiene un nivel inferior al suyo, a los niños y a las personas de la tercera edad”, concluye Vilma Torralbo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo