Presentado por:

Logotipo
Comercial

6 formas de manejar tu dinero siendo un estudiante

Uno de los consejos principales es pensar bien antes de comprar.

Cómo manejar el dinero siendo estudiante

Cuando una persona está estudiando generalmente cuenta con una cantidad de ingresos limitados y pese a que los gastos que tienen no son tan altos (generalmente hipotecas, arriendos, entre otros no entran en la categorías de “alumno”), muchos enfrentan la dificultad de ahorrar, ordenar sus cuentas y generar un ingreso extra.

Para hacerte la vida más fácil y ayudarte a ordenar tus dineros te presentamos 6 ideas:

1.Mantén una planilla

Una de las principales recomendaciones que dan consultores financieros a las personas de todas las edades es que mantengan una planilla con sus gastos e ingresos.

Hacer una planilla es muy sencillo. Sólo debes considerar tus ingresos (tutorías, clases, mensualidades) y tus egresos (almuerzos, fotocopias, transporte, ocio) y dividirlos por mes. De esta forma podrás ver efectivamente hacia dónde se está dirigiendo tu dinero y qué recortes puedes hacer.

En Sanodelucas encontrarás una Planilla de Presupuesto Mensual que te dará una mejor idea de cómo se estructura.

2.Recorta en gastos variables

Siempre entre tus gastos, tendrás algunos fijos y otros variables; por ejemplo el transporte es fijo mientras que el dinero que destines a actividades recreativas podría ser variable ya que puede ir cambiando.

Es importante que determines la importancia de estos gastos variables una vez hecha tu planilla y así ver qué gastos puedes recortar.

3.Guarda un monto

Cuando tengas lista tu planilla y determines qué gastos son necesarios, será el momento para ahorrar. Lo bueno de guardar tu dinero es que puede ser el monto que tú estimes conveniente.

Las cuentas de ahorro en el banco suelen ser muy flexibles, por lo que dependerá de ti cuánto dinero quieras depositar en ellas.

4.Piensa antes de comprar

Una recomendación para mantener tus dineros en orden y mantenerte financieramente estable hasta fin de mes, es hacerte la pregunta “¿realmente necesito esto?” y “¿lo querré en un par de días más?”.

Antes de comprar siempre deberías tomarte un par de minutos para meditar en la necesidad del objeto que compres y en si efectivamente lo deseas. Si es el caso, puedes ahorrar para obtenerlo más adelante, en lugar de tomar una decisión apresurada.

Tags

Lo Último

Te recomendamos