Deportes

Guillermo Hoyos, el padre futbolístico de Messi que vivió en la calle

El entrenador de Talleres fue el hombre que confió en Leo cuando llegó a Barcelona, situación que todavía le agradece Leo.

Lionel Messi es uno de los futbolistas más importantes del orbe, en gran medida por la cantidad de éxitos que acumuló como jugador del FC Barcelona.

La historia de Leo y el conjunto blaugrana arrancó cuando el argentino tenía tan sólo 13 años, momento en el que su padre se aventuro a llevarlo a Europa, tras ser visto por un caza talentos del club español.

Y es que, en su país natal, las instituciones de Primera División no quisieron apostar por Messi, al tratarse de un jugador de pequeña estatura.

Ya en Barcelona, Lionel comenzó a llamar la atención por la calidad que tenía sobre el terreno de juego, pese a ser un jugador de un menor físico al de sus compañeros.

Uno de esos entrenadores, que quedó maravillado con la magia de Leo, fue Guillermo Hoyos, exfutbolista profesional argentino.

Al estratega le tocó compartir vestidor con Diego Armando Maradona, por lo que sabía muy bien lo que era ver a un jugador con cualidades extraordinarias.

En sus primeros entrenamientos como blaugrana, Hoyos vio el estilo del “Pelusa” en Messi, lo que lo orilló a hablar con los dirigentes del conjunto catalán, a quienes les dijo que lo firmaran de inmediato, pues se trataba de un chico fuera de serie.

“El día que conocí a Leo me di cuenta de que era distinto. Todos lo veían en realidad. Para mí es el mejor de la historia. Hicimos un reducido y tenía una velocidad que sólo le había visto a Diego. A las pocas semanas tuve una reunión con los dirigentes y les dije que Messi era Maradona, que no perdieran tiempo.

“Nunca había visto un futbolista de esa dimensión y la forma de expresarle a mis jefes en el Barcelona lo que me pasaba era diciendo eso. Él tiene todos los conceptos del fútbol, todo el abanico de la creación y, sobre todo, en decisiones está adelantado en todo lo que puede llegar a suceder. Su nivel no tiene límites, tiene una evolución permanente. Estamos ante un jugador que no sé si va a salir alguna vez alguno igual”.

—  Guillermo Hoyos, técnico de Talleres

Hoyos vivió en la calle

En estos días, Guillermo Hoyos es estratega de Primera División. De hecho, fue nombrado timonel de Talleres, por lo que arrancará un nuevo desafío.

Además, el técnico siempre será recordado por ser el tipo que le dio toda su confianza a Messi, al grado de que el futbolista del PSG lo considera un gran amigo, a quien invitó a su boda.

Pero no siempre todo ha sido miel sobre hojuelas en la vida de Hoyos, ya que en alguna parte de su vida vivió en la calle, ganando dinero de trabajos que hacía.

“Fueron dos años duros, entre los ocho y 10 años de edad, pero no reniego de eso porque me regaló aprendizajes. Mi día arrancaba en Constitución, después del almorzar en la Iglesia que queda en la plaza. Siempre fui un refugiado de la religión, por eso soy tan creyente. Lustraba botas, abría puertas de taxis, vendía diarios, dejaba estampitas en los bares. A los hoteles no me dejaban entrar porque no tenía higiene.

“Pude esquivar las tentaciones y las malas juntas. Nunca robé. Tenía una sociedad con otro chico y a la medianoche nos repartíamos lo juntado. Si había 10 pesos, eran cinco para cada uno; si había 11, dejábamos uno en el pozo para el día siguiente”.

—  Guillermo Hoyos, técnico de Talleres
Tags

Lo Último


Te recomendamos