Deportes

Secretos y proyectos de un logro inédito en un deporte colectivo

Los seleccionados femenino y masculino de hockey césped clasifican al Mundial, y buscan consolidarse en la élite.

Cuenta Walter Krämer, presidente de la Federación de Hockey Césped, que al volver de los Panamericanos de Toronto de 2015, presentó el proyecto de lo que venía para su deporte ante el Comité Olímpico de Chile. Los resultados habían sido positivos y había disposición para financiar las iniciativas que planteaba su organización. Para rematar, eso sí, contó que el ideólogo del éxito de las “Leonas” argentinas estaba disponible para venir a Chile. Ahí, seguramente, comenzó a escribirse una historia de logros inéditos para esta especialidad.

En todo caso, el éxito de hockey césped va más allá del arribo de Sergio Vigil a trabajar con las “Diablas”. Y es que la presencia de “Cachito” (a quien muchos sindican como “el Bielsa” de este deporte) es sólo un eslabón más en una cadena pensada y trabajada para ascender en los escalafones mundiales y convertirse -eventualmente- en potencia internacional.

A diferencia de lo que ocurre en la generalidad de los deportes, sobre todo los colectivos, en esta especialidad hay más mujeres que hombres compitiendo. Y otra particularidad es que al acotado número de cultores, es un juego colectivo donde el biotipo permite tener buenas perspectiva de combatir en igualdad de condiciones.

“Es espectacular lo que se ha logrado clasificando a ambos equipos a sus respectivos Mundiales, sobre todo con los hombres, considerando que las mujeres ya tienen una base compitiendo internacionalmente, con una liga interna más desarrollada que los varones”, explica Alfredo Gantz, exseleccionado chileno. “Es un gran mérito, pero ahora toca ir a medirse contra al menos una docena de selecciones que tienen campeonatos internos muy potentes”, profundiza el también exjugador de Sport Francés.

Krämer cuenta que a partir de hoy, con el Panamericano que organizaron y que dio los boletos mundialistas finalizado, empiezan a trabajar en la preparación de “Diablas” y “Diablos” para las citas ecuménicas. “Hemos tirado líneas con antelación en caso de que se concretaran las clasificaciones, pero por mucha fe que se tuviera en la preparación de ambos equipos, la historia era lapidaria respecto de este tipo de logros. Entonces, había que ser cautos. Había pensado una gira preparatoria, pero más enfocada en los Panamericanos de Santiago del próximo año. Ahora, habrá que planificar con precisión. Ya el 14 de febrero será el sorteo de los grupos y podremos estudiar cómo podemos alistar nuestra participación”. En ella, participan varios entes. Además de la directiva federativa, la Comisión de Selecciones, el jefe técnico Alfredo Castro y los entrenadores de cada equipo.

“Es muy difícil, pero sería ideal poder montar un solo campamento de preparación en Europa, pero es complejo que en un país ambas selecciones estén disponibles para jugar amistosos”, señala el dirigente.

Para que ambos equipos lleguen en condiciones competitivas y que, además, este éxito se proyecte más allá del Mundial, tanto Gantz como Krämer coinciden que el modo de capitalizar estas clasificaciones es insistir en la masificación del deporte, sobre todo en regiones, donde ya ha comenzado a sembrarse la semilla del hockey césped.

Tags

Lo Último


Te recomendamos