Deportes

El gesto de un jugador del Liverpool con la afición de su país sacó a la luz su gran corazón

Sadio Mané compró 50 entradas de la final ante Egipto para los aficionados de su país

A la tercera fue la vencida para Senegal. Luego de perder dos finales en 2002 y 2019, este domingo pudieron levantar su primera Copa Africana de Naciones tras vencer en penales 4-2 a Egipto.

Y no fue otro sino su máxima figura, Sadio Mané, quien los llevó a la gloria, luego de convertir el penal decisivo de la tanda para desatar la alegría de un país que ha recibido del jugador del Liverpool más victorias fuera de los terrenos de juego.

El delantero, de 29 años, se ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo, llegando a ser cuarto en la votación al Balón de Oro de 2019, quinto en el premio The Best de la FIFA ese mismo año y cuarto en la edición de 2020.

Goleador fuera de la cancha

Su calidad futbolística le ha permitido obtener un salario anual de casi 6 millones de libras esterlinas, pero eso no ha evitado que mantenga los pies sobre la tierra, recordando sus inicios jugando descalzo en su país.

“¿Para qué quiero diez Ferraris, 20 relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué haría eso por el mundo?”, subrayó Mané en 2019 al Canal + Sport. “Yo pasé hambre, trabajé en el campo, sobreviví a tiempos difíciles, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy, con lo que gano puedo ayudar a la gente”.

Sané también es un atleta disciplinado, que no pierde tiempo asistiendo a fiestas ni jugando PlayStation, como muchos otros deportistas, que prefieren invertir en eso sus ratos de ocio.

Y ese tiempo libre el jugador senegalés prefiere invertirlo en ayudar a la sociedad, principalmente a la más necesitada de su país.

“¿Para qué quiero diez Ferraris, 20 relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué haría eso por el mundo? Yo pasé hambre, trabajé en el campo, sobreviví a tiempos difíciles, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy, con lo que gano puedo ayudar a la gente”.

—  Sadio Mané

“Construí escuelas, un estadio, proporcionamos ropa, zapatos y alimentos para personas en extrema pobreza”, comentó. “Además, doy 70 euros al mes a todas las personas en una región muy pobre de Senegal para contribuir a su economía familiar”.

Apoyo de sus compatriotas

Sané jugó dos finales de la Champions League de manera consecutiva con el Liverpool, en 2018 y 2019, y en la última no solo ganó el título, sino que recibió el total apoyo de sus compatriotas, porque él mismo se encargó de enviar 300 camisetas del club a su pueblo natal para sus vecinos, familiares y amigos.

Y en la final de la Copa Africana de Naciones también hizo su aporte al comprar 50 entradas para la final ante Egipto para obsequiarlas a sus compatriotas, quienes nunca olvidarán ese momento en el que anotó el penal decisivo para convertirlos en los campeones de su continente.

Tags

Lo Último


Te recomendamos