Entretenimiento

Así es la lujosa mansión de Juan Gabriel en Acapulco, en la que te podrías hospedar

La mansión de Juan Gabriel en Acapulco lleva por nombre “La Consentida” y quienes han estado en ella dicen sentir su energía.

La mansión de Juan Gabriel en Acapulco lleva por nombre “La Consentida” y quienes han estado en ella dicen sentir su energía.

Hace poco se han revelado las fotos de cómo luce la impresionante mansión de Juan Gabriel en Acapulco que será abierta al público para hospedajes. Y es que hay que recordar que desde que comenzó a tener éxito el cantante nunca escatimó en sus gastos a la hora de darse regalos a sí mismo y a sus seres queridos.

Y así quedó demostrado cuando “El Divo de Juárez” le regaló la casa de sus sueños a su mamá. Horas atrás y a través de “Ventaneando” se dio a conocer ahora que esta inmensa casa está siendo remodelada debido a que pronto se pondrá disponible para renta de estancias privadas, además de que también servirá para otros eventos.

“La Consentida”, nombre que le puso el cantante, está ubicada dentro del prestigioso Club Residencial Las Brisas y fue escenario para muchas de sus más grande composiciones, esas en la que puso todo el sentimiento. El sitio tiene un valor histórico musical invaluable, pues fue donde grabó con Roció Dúrcal, y donde compuso la mayor cantidad de canciones incluyendo el icónico e inmortal tema “Amor Eterno”.

Uno de los mayores atractivos de la misión es la terraza que dispone de una inmensa alberca además de una vista indiscutible de la bahía que enamora, un bar y un jacuzzi. Parte de la terraza esta techada y amueblada con mesas y sillas para que se deleiten sus invitados.

“La Consentida” cuenta con más de 2 mil metros divididos en cuatro pisos donde se distribuyen 6 habitaciones privadas con grandes ventanas, techos altos y vistas a la bahía. Pese a que aún está en remodelación se pudo conocer que una noche de renta pudiera costar 44 mil pesos esto de acuerdo a lo revelado en el sitio Casas Acapulco Diamante.

Tags

Lo Último


Te recomendamos